El Mundo
Viernes 27 de Mayo de 2016

Una bebita que llegó sin familiares a Italia conmuevea todo el país

La nena de sólo 9 meses perdió a su madre en el viaje desde Libia. El médico que la recibió en la isla de Lampedusa la quiere adoptar.

Una bebé de nueve meses llegó a la isla italiana de Lampedusa sin padres, dentro de un contingente de inmigrantes africanos. El dramático caso de la bebita ha desatado una ola de solidaridad en Italia, con numerosas familias que quieren adoptar a la pequeña, de origen maliense.

Viajaba con su madre, que estaba embarazada, y decenas de otros refugiados en una lancha que partió de Libia. La madre murió debido a graves quemaduras por el motor defectuoso de la embarcación, según relata la información desde el lugar. Una mujer se hizo cargo de la pequeña y cuando llegó a Italia la entregó a las autoridades. El médico de la isla de Lampedusa, Pietro Bartolo, quiere hacerse cargo de la pequeña "Favour", como todos llaman a la bebita. "Es preciosa y muy dulce", explicó el médico, que se hizo conocido tras participar en el documental "Fuocoammare" del italiano Gianfranco Rosi, que en febrero pasado ganó el Oso de Oro en el festival de Berlín.

"Me abrazó, no lloró y se dejó auscultar sin lamentarse", detalló Bartolo. La beba estaba un poco deshidratada y con temperatura baja, pero se encuentra bien, señaló el médico. "Están llegando llamadas de familias de toda Italia que quieren adoptar a la niña. El teléfono no ha dejado de sonar", relató. Pero será un tribunal en Palermo, Sicilia, el que decida el futuro de la niña, señala el diario La Repubblica. "Si necesita un papá, aquí estoy yo. Estoy dipuesto a adoptarla", dijo el médico, quien hace cinco años se hizo cargo de un adolescente tunecino de 17 años. "Es como si fuera mi propio hijo", comentó. El médico, un hombre de rasgos duros, aparece conmovido en fotos y videos mientras tiene en sus brazos a la pequeña Favour.

Durante la Berlinale, Bartolo criticó la política europea de inmigración: "No creo que un muro o un alambre de púas vaya a detener a esta gente. Es necesario actuar sobre los países de origen. Nadie quiere abandonar su país", dijo el médico que atiende desde hace 30 años a los inmigrantes que llegan a la pequeña isla de Lampedusa.

Otro naufragio. Cerca de la costa de Libia se hundió ayer otro barco con refugiados con al menos 100 personas a bordo y se teme que hayan podido ahogarse entre 20 y 30 migrantes, informó Rino Gentile, portavoz de la misión EunaVfor Med, de la Unión Europea (UE). Varias decenas de personas fueron rescatadas por un barco español que estaba en la zona. Simultáneamente, aviones de EunaVfor Med lanzaron chalecos salvavidas a los inmigrantes que seguían en el agua y que en algunos casos intentaban mantenerse a flote abrazados a la barcaza de madera. La Guardia Costera italiana no confirmó en principio el número de muertos pero indicó que tiene dos barcos operando en el lugar. El portavoz Marco Di Milla señaló que 88 inmigrantes fueron sacados del agua. Según estimaba ayer en su portal el diario La Repubblica, los marinos italianos salvaron hasta ayer a 4.100 personas en 22 operaciones. Ya en tierra firme, los sobrevivientes del viejo barco que el miércoles se dio vuelta de campana atiborrado de gente y cuyas imágenes conmovieron al mundo, dijeron que faltan un centenar de compañeros de travesía. Según el capitán de la nave que los rescató y registró la impactantes imágenes, recuperaron 432 personas del agua, incluidos una decena de niños muy pequeños. También rescataron cinco cuerpos, aunque no podían descartar que hubiese más ahogados. Poco más tarde, la misma nave rescató de un gomón que se hundía a otras 108 personas.

Comentarios