Corrupción
Sábado 18 de Junio de 2016

Una abogada "antisistema", a las puertas de gobernar Roma

La abogada "antisistema" Virginia Raggi puede convertirse mañana en la primera alcaldesa de la historia de Roma, donde disputará con un candidato oficialista el más atractivo de los 126 ballottages previstos en toda Italia para elegir gobiernos locales, incluidos los de las importantes ciudades de Milán y Turín. Raggi, de 37 años y del opositor Movimiento Cinco Estrellas (M5E), del cómico Beppe Grillo, se impuso en la primera vuelta del 5 de junio con el 35 por ciento de los votos y quedó en una inmejorable posición para disputar el gobierno de la Ciudad Eterna al gobernante Partido Democrático (PD) del premier Matteo Renzi.

La abogada "antisistema" Virginia Raggi puede convertirse mañana en la primera alcaldesa de la historia de Roma, donde disputará con un candidato oficialista el más atractivo de los 126 ballottages previstos en toda Italia para elegir gobiernos locales, incluidos los de las importantes ciudades de Milán y Turín. Raggi, de 37 años y del opositor Movimiento Cinco Estrellas (M5E), del cómico Beppe Grillo, se impuso en la primera vuelta del 5 de junio con el 35 por ciento de los votos y quedó en una inmejorable posición para disputar el gobierno de la Ciudad Eterna al gobernante Partido Democrático (PD) del premier Matteo Renzi.

Para llegar al Campidoglio, la sede del gobierno que se ubica sobre una de las siete colinas de Roma, Raggi tiene que superar la prueba que representa Roberto Giachetti, un dirigente del PD de 55 años y larga tradición política..

Luego de que su candidato alcanzara el 24 por ciento de los votos en la capital en la primera vuelta, Renzi ratificó que "absolutamente no" tiene pensado renunciar en caso de una victoria de Raggi en Roma y que el único plebiscito sobre su gestión será el referéndum dispuesto en octubre para discutir la reforma constitucional aprobada en abril pasado. Renzi ha intervenido en algunos de los ejes centrales de la discusión entre Raggi y Giachetti de cara al domingo, como la candidatura romana para los Juegos Olímpicos de 2024. "Si Raggi gana tengo la impresión que no tendremos Roma 2024", aseguró tras la primera vuelta Renzi, quien por ahora mantiene su viaje a Río de Janeiro el 3 de agosto para promocionar la candidatura capitalina, mientras que la candidata del M5E ya anunció que convocará "un plebiscito para que los ciudadanos decidan si quieren los juegos o no".

Los dichos de Renzi fueron leídos como la prueba concreta de la preocupación oficial por el resultado en Roma, donde desde fines de 2015 hay un gobierno técnico de transición a cargo de un prefecto luego de la renuncia del ex alcalde Ignazio Marino por una serie de escándalos financieros, entre ellos supuestos gastos excesivos con la tarjeta de crédito del municipio. "Si gano no habrá más tarjeta de crédito para el alcalde", dijo Raggi.

Malestar. Su promesa busca aprovechar el descontento de buena parte de la ciudad con el sistema político, arrastrado desde que en 2014 se conociera la existencia de una red de corrupción entre políticos capitalinos y criminales y mafiosos. De todas formas, el propio Marino, que había sido elegido en 2013 por el PD, ya anunció que votará a Raggi. En total casi 9 millones de electores elegirán autoridades entre las 7 y las 23 de Italia (de 2 a 18 de Argentina), para definir los jefes locales en 126 comunidades de todo el país.

Comentarios