Política
Domingo 12 de Junio de 2016

Un vínculo marcado por la frialdad y las diferencias

Los roces más duros se generan por el sutil aval de Macri a la ley de matrimonio igualitario (2009) y cuando se decidió reglamentar el protocolo habilitante para los abortos no punibles (2013).

Los cortocircuitos entre Macri y Bergoglio se remontan a la época en que el presidente era jefe de Gobierno porteño. Los roces más duros se generan por el sutil aval de Macri a la ley de matrimonio igualitario (2009) y cuando se decidió reglamentar el protocolo habilitante para los abortos no punibles (2013).

Tras asumir la Presidencia Macri planteó la idea de que la relación con el Papa tenía que darse en términos protocolares. Lejos de los extensos encuentros con Cristina, la reunión entre el Papa y Macri, en febrero, duró 22 minutos. Llamó la atención el gesto adusto de Francisco.

Hubo más: tras el encarcelamiento, en enero, de la líder de la Túpac Amaru, Milagro Sala, Francisco le envió, en febrero, un rosario bendecido.

El Papa también recibió a Hebe de Bonafini, fuerte opositora a Macri, y al juez Sebastián Casanello, quien investiga al presidente por la causa Panama Papers. A mediados de mayo, al recibir a obispos latinoamericanos, Francisco comparó los conflictos sociales, políticos y económicos de Argentina con la crisis de Venezuela, Bolivia y Brasil.

Antes de estos encuentros se supo que, en 2013, el Papa se negó a recibir a la dirigente social cercana a Macri Margarita Barrientos.

Comentarios