Edición Impresa
Lunes 12 de Octubre de 2015

Un triunfo para ganar en confianza

La voluntad que puso Namibia en el partido de ayer no fue impedimento para que unos Pumas hambrientos de tries se despachen con otra goleada, como lo habían hecho ya en 2003 y 2007.

La voluntad que puso Namibia en el partido de ayer no fue impedimento para que unos Pumas hambrientos de tries se despachen con otra goleada, como lo habían hecho ya en 2003 y 2007. El triunfo era previsible y con la clasificación a cuartos en el bolso, el encuentro de ayer sólo sirvió para ver en acción a jugadores que habitualmente no son titulares. La rotación proclamada y llevada a cabo por Hourcade desde que se hizo cargo del seleccionado nacional  (también la había hecho en Jaguares y Pampas) sigue siendo uno de sus signos distintivos de su gestión y le sigue dando réditos. El equipo que entró a la cancha no tenía demasiado rodaje en esta Copa del Mundo (Socino, por ejemplo, jugó por primera vez en este Mundial), sin embargo le costó poco ensamblarse y desplegar el juego que pretende el tucumano y todo su staff, más allá de los lógicos errores cometidos. Con el triunfo Argentina llega a cuartos de final de la mejor manera, con confianza, sabiendo que el sistema que utiliza funciona. De hecho ya que lo depositó entre los ocho mejores equipos del mundo. Pero ahora arranca el verdadero Mundial, empiezan los cuartos de final. De ahora en más cada partido es un verdadero examen, donde el mínimo error se paga. Una derrota significa la eliminación. Enfrente estará Irlanda, un equipo que ya es un clásico para Los Pumas. Son el mejor equipo de Europa, pero eso a estos Pumas no lo intimida. Tienen la vara muy alta y la confianza por las nubes.

Comentarios