La ciudad
Martes 14 de Febrero de 2017

Un tren que debía partir a Tucumán descarriló cerca del parque Scalabrini Ortiz

La formación tenía que salir desde Rosario Norte y no hubo heridos porque iba sin pasajeros. Una mala maniobra dejó a las unidades fuera de traza.

Un tren descarriló y alteró la fisonomía del barrio Pichincha. El domingo por la noche, debido a una mala maniobra, una formación del Nuevo Central Argentino salió de su línea y llamó la atención de los vecinos del parque Scalabrini Ortiz, en las inmediaciones de avenida Francia y Güemes. Los trabajos de asistencia se extendieron durante gran parte de la mañana de ayer y obligaron a modificar el recorrido de algunas líneas del transporte urbano de pasajeros que atraviesan esas conocidas arterias rosarinas.Afortunadamente, no hubo que lamentar heridos.

De acuerdo a trascendidos y a los relatos de testigos ocasionales, era un tren sin pasajeros que debía trasladarse a Tucumán, y tenía programada su salida desde Rosario cerca de las 23.30 del domingo pasado. Por causas que todavía se tratan de esclarecer, la formación intentó realizar un movimiento, a la altura de avenida Francia, y terminó fuera de las vías.

Los habitantes de la zona sintieron un fuerte ruido que pareció una estruendosa advertencia. Algunos curiosos incluso se acercaron hasta las vías del ferrocarril, para poder comprobar en el sitio, qué era lo que ocurrió.

Por suerte no hubo heridos ya que el tren se dirigía vacío a subir pasajeros a la estación Rosario Norte.

No fueron sencillas las tareas de ayuda en el lugar. Por eso, durante varias horas se trabajó esforzadamente en la remoción de parte de los durmientes para poder retirar el tren, que en ese momento estaba conformado por una locomotora y tres vagones.

Tareas de rehabilitación

La noche del domingo en Pichincha se hizo más larga, más negra, y más pesada que lo habitual. Los intentos de reparación de la vía, por parte de más de una decena de operarios del ferrocarril, demandaron demasiado tiempo y el sacrificio para poner nuevamente en marcha se extendieron durante gran parte de la jornada de ayer.

Para cumplir con esos trabajos, se utilizaron retroexcavadoras, y una gran cantidad de herramientas. Los agentes de control decidieron implementar un cambio de recorridos para varias líneas de colectivos que pasan por el sector. Según las autoridades de Movilidad de la Municipalidad, las líneas 113, 134, 135 y 153 desviaron sus trayectos por la zona por el descarrilamiento.

Además, efectuaron recomendaciones a los autos particulares de la zona, para que circulen con la debida precaución.

Si bien no hubo un informe oficial sobre lo sucedido, se supo que la formación se dirigía a Rosario Norte para cargar pasajeros y luego salir rumbo a Tucumán. Y, tras un intento fallido de cambio de carril, perdió el control y protagonizó el incidente.

Y uno de los vagones quedó sobre la traza de avenida Francia.

Ante el perfil bajo y el hermetismo de la empresa responsable de administrar este servicio ferroviario, algunos entendidos advirtieron que es una zona que exhibe una gran cantidad de cambios de vías, y eso pudo llegar a complicar la maniobra del conductor del tren.

¿Problemas en las vías?

En ese sentido, fuentes cercanas al funcionamiento del ferrocarril, señalaron que lo más factible es que el episodio ocurrido este domingo por la noche esté relacionado con problemas de seguridad o con el estado general de las vías y no con el tren, ya que posee unidades que son bastante nuevas.

Con este panorama, la situación no pasó de un susto que generó un escenario de cierta inquietud, tensión y preocupación en los vecinos del barrio. Como la formación no llevaba pasajeros, sólo hubo que trabajar sobre los daños materiales, que fueron importantes.

Primero se tuvo que componer el área de las vías, y luego se trasladaron los vagones que quedaron cruzados, fuera del trazado férreo.

Más de una decena

de operarios del

ferrocarril tuvo

que participar de las tareas de ayuda

Comentarios