Edición Impresa
Sábado 05 de Diciembre de 2015

Un trastorno que no cambia

Mientras el país parece estar sumergido en las particularidades de la transcisión presidencial o a las elecciones en la AFA hay situaciones menos trascendentes a nivel mediático pero muy relevantes para el grupo de personas que debe afrontarlas.

Mientras el país parece estar sumergido en las particularidades de la transcisión presidencial o a las elecciones en la AFA hay situaciones menos trascendentes a nivel mediático pero muy relevantes para el grupo de personas que debe afrontarlas. Es el caso de los jubilados rosarinos que ayer tuvieron que soportar largas colas en los bancos para cobrar sus haberes o realizar trámites vinculados con su haberes que les paga el Ansés. En instituciones bancarias del centro y del macrocentro hubo casos es que un jubilado logró obtener muy temprano en la mañana, cerca de las 7.30, el número 350. Cerca de las 11.30 recién pudo completar el trámite e irse a su csasa. Pero antes, debió soportar cuatro horas de cola, y un buen tiempo en la calle a mercede del impiadoso sol de diciembre.  ¿No habrá alguna autoridad de la ciudad intevenga para que de una vez por todas los jubilados no deben someterse a largas horas de espera para poder cobrar sus haberes?

Despedida papal

En la Nunciatura de Buenos Aires, la Comisión Ejecutiva del Episcopado encabezada por el presidente José María Arancedo, el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, y el anfitrión Emil Paul Tscherrig, organizaron una cena despedida para Guillermo Oliveri, quien finaliza su misión en la Secretaría de Culto luego de doce años y siete meses. Oliveri era uno de los pocos funcionarios que comenzó su tarea conjuntamente con el gobierno de Néstor Kirchner. Oliveri recibió de parte de los prelados una réplica del Señor de los Milagros de Salta realizada por las monjas cartujas de Belén, en San Luis. Parala presidenta también le regalaron una imagen realizada por las religiosas, en este caso de la Virgen de Luján hecha en piedra. El todavía secretario de Culto también tuvo otra gratificación en su despedida: recibió una carta del propio Papa Francisco, quien le agradeció los doce años y medio de relación como enlace del gobierno argentino con la Iglesia.

¿El mediador?

Julián Domínguez bajó  las escaleras del moderno edificio del gobierno porteño en Parque Patricios. Según fuentes del nuevo gobierno, está mediando para que se pueda desarrollar en paz  el traspaso del próximo 10 de diciembre. ¿Habrá estado con el propio Macri o con Marcos Peña?

Comentarios