Policiales
Viernes 19 de Agosto de 2016

Un tiroteo entre bandas dejó como saldo dos muertos y dos heridos en la zona oeste

Un grupo de jóvenes estaba en la esquina de Felipe Moré y Amenábar cuando les dispararon sin piedad desde un vehículo que huyó del lugar

Dos jóvenes muertos, uno gravemente herido y otro baleado pero fuera de peligro fue el desenlace de un brutal ataque ocurrido anoche, poco después de las 22, en Felipe Moré al 2900, a dos cuadras de donde funciona históricamente un búnker de venta de drogas.

Aunque al cierre de esta edición la información era preliminar, trascendió que poco antes de las 22 un llamado alertó al 911 sobre un tiroteo en la dirección mencionada y al lugar llegaron varios móviles del Comando Radioeléctrico y la comisaría 19ª, que tiene jurisdicción en esa zona de barrio Triángulo.

Una vez allí, los policías encontraron a cuatro muchachos heridos de arma de fuego, dos de ellos ya sin vida. Uno fue identificado como Mauro Gauna, de 16 años y domiciliado en la zona de Lima al 2500; y otro cuya identidad no trascendió. En tanto Julián Manuel Z., de 18 años y afincado en la zona de Gutenberg al 2700 presentaba una herida de arma de fuego en la cabeza y fue derivado al Heca, donde anoche estaba en gravisimo estado; mientras que Franco Q., de 15 años y con domicilio en la zona del enfrentamiento sólo tenía un balazo en su mano derecha y estaba fuera de peligro.

Según testimonios de vecinos, en la ochava de Felipe Moré y Amenábar se encontraban los cuatro muchachos cuando apareció un auto desde el cual abrieron fuego con un arma que podría ser una metralleta. Los jóvenes corrieron malheridos y fueron cayendo a metros del lugar. Uno quedó tendido en Matienzo y Amenábar; otro en Felipe Moré y Rueda; y el tercero en Rueda y Matienzo.

Mientras las ambulancias y los patrulleros trasladaban a los heridos al Hospital de Emergencias, algunos efectivos hicieron una redada en la zona y apresaron en Felipe Moré y Uruguay a Fabricio Ariel V., de 17 años y domiciliado en Rueda al 5000, en uno de los ingresos a villa Banana, quien quedó acusado del hecho. Hasta esa casa llegó un grupo de vecinos que quisieron prenderle fuego. "Ellos fueron los responsables de los tiros. Esto parecían fuegos artificiales", dijeron algunos habitantes del barrio. Pero los efectivos lograron evitar el incendio y la familia pudo sacar sus pertenencias al amparo de los uniformados que los sacaron del barrio.

En el lugar los pesquisas levantaron una docena de vainas servidas calibre 9 milímetros que servirán de prueba para poder desentrañar lo ocurrido.

Comentarios