Edición Impresa
Lunes 22 de Agosto de 2011

Un tiburón en su océano natal

Los que pasaron anteanoche por un boliche situado en calle Tucumán entre Sarmiento y San Martín a ver toda la potencia que despliega en escena Coki Debernardis tuvieron un premio extra. Al filo de la madrugada, y cuando nadie lo esperaba, el que subió al escenario para hacer tres temas e irse muy aplaudido fue nada menos que Fito Páez.

Los que pasaron anteanoche por un boliche situado en calle Tucumán entre Sarmiento y San Martín a ver toda la potencia que despliega en escena Coki Debernardis tuvieron un premio extra. Al filo de la madrugada, y cuando nadie lo esperaba, el que subió al escenario para hacer tres temas e irse muy aplaudido fue nada menos que Fito Páez. El tiburón rosarino, que no hace mucho despertó múltiples repudios con sus duras declaraciones sobre la mitad de los porteños que votaron a Mauricio Macri, demostró que más allá de las opiniones políticas su veta rockera está intacta.

Un salmón que no para de pescar

Y si se habla de rock, uno de los grandes referentes del género a nivel nacional cumplió medio siglo de vida. El incombustible Andrés Calamaro ya tiene cincuenta años, pero la cifra no le impide vivir su vida a pleno. Es que el paso del tiempo no hace mella en sus hábitos de conquistador nato. El enrulado cantautor se separó no hace mucho de la bella Julieta Cardinali y desde entonces no ha dejado títere con cabeza: las espectaculares Micaela Breque y Mariana Diarco cayeron en sus garras y en la fiesta de cumpleaños el Salmón apareció acompañado de otra presa, una diseñadora de modas de la cual sólo se sabe el nombre, Emilia. Viejos son los trapos.

La banda del Coti y el socialismo

La precandidata a presidenta de Proyecto Sur, Alcira Argumedo, hizo un balance después de la derrota en las primarias que la dejó sin chances de postularse en la generales de octubre. “Cuando nos sentamos a negociar con el socialismo fue como tratar con la banda del Coti Nosiglia, pero con buenas maneras”, afirmó. Y lanzó una autocrítica impiadosa: “Hubo bastante ingenuidad de nuestra parte cuando intentamos acordar una coalición con Binner. Más boludos no pudimos ser”.

Comentarios