Edición Impresa
Domingo 29 de Noviembre de 2015

Un thriller "made in Argentina"

La mansión Godstone. El jueves pasado, la tradicional librería rosarina Homo Sapiens fue escenario de la presentación de una novela cuyo único objetivo es impedir que el lector se aburra.

El jueves pasado, la tradicional librería rosarina Homo Sapiens fue escenario de la presentación de una novela cuyo único objetivo es impedir que el lector se aburra.
El periodista Carlos Bermejo tuvo en sus manos la tarea de introducir a los presentes en el vertiginoso mundo que pergeñó Ferguson Vail en La mansión Godstone, thriller escrito en el mejor estilo estadounidense que remite sin el menor trazo de remordimiento a los grandes creadores de best sellers del Primer Mundo, en una amplia panoplia que abarca desde Ian Fleming hasta Arthur Hailey, John Le Carré o Tom Clancy.
"La vida de Lawrence O'Brien, uno de los principales socios de un poderoso bufete de abogados, se ve sacudida cuando Carol, su esposa, muere en un dudoso accidente automovilístico. Ninguna pista parece ser la correcta y las preguntas de O’Brien se multiplican. ¿Carol fue asesinada? ¿Tenía una doble vida? ¿Son confiables sus socios? En la búsqueda de la verdad, este prestigioso abogado pasa de ser perseguidor a perseguido en una carrera sin tiempo en la que descubrirá lo que se oculta detrás de un mundo de corrupción política, traficantes, prostitución, viejos activistas del IRA y espías del MI5", informa la contratapa de esta sólida novela de acción y suspenso, que cumple con su propósito sin vacilaciones.
Escrita en una prosa seca e informativa, que golpea directamente en el mentón, La mansión Godstone se destaca por su eficacia, en el marco de un universo narrativo que suele subestimar tan valiosa característica.
Siempre veloz, la historia no se detiene en circunloquios ni descripciones: la acción pura es su núcleo, fundado además en una verosimilitud que da cuenta del conocimiento concreto por parte del autor del complejo universo que narra, vinculado con el poder y el dinero.
Se trata de una novela ideal para devorar al borde de una piscina, o bien a la orilla de un mar solitario. Evasión pura, entretenimiento clásico, el relato permite sin embargo reflexionar sobre la implacabilidad creciente de una sociedad que parece haber perdido sus tradicionales valores.
Nacido en 1966, Ferguson Vail es abogado y escritor. Pasa gran parte de su tiempo viajando por el mundo, viajes que inspiran sus tramas y personajes.
Además de La mansión Godstone, ha publicado otro thriller: El secreto del ascensor, merecedor de elogios.

Comentarios