Policiales
Viernes 25 de Noviembre de 2016

Un testimonio doloroso contó de la amistad y la violencia

El relato ante los jueces de Matías Comizzo, el joven que quedó parapléjico tras ser baleado por su vecino, fue dramático y doloroso. Recordó la "íntima amistad" que lo unía a su agresor hasta el día del violento hecho. "Nunca tuve problemas con él. Nos juntábamos para comer algo. Y a veces comprábamos merca (droga). Pero yo la dejé y comencé a trabajar en una distribuidora", explicó. Un rato antes, Buscemi le había dicho "perdoname Mati, yo no quise hacerte daño".

El relato ante los jueces de Matías Comizzo, el joven que quedó parapléjico tras ser baleado por su vecino, fue dramático y doloroso. Recordó la "íntima amistad" que lo unía a su agresor hasta el día del violento hecho. "Nunca tuve problemas con él. Nos juntábamos para comer algo. Y a veces comprábamos merca (droga). Pero yo la dejé y comencé a trabajar en una distribuidora", explicó. Un rato antes, Buscemi le había dicho "perdoname Mati, yo no quise hacerte daño".

Comizzo continuó con su declaración sin responderle y explicó cómo su vecino le arruinó la vida. "Mi pareja me dejó porque soy paralítico. Estuve dos meses en coma en el Heca. Me dieron 32 puntos. Uno de los tiros me perforó un pulmón y otro una válvula del corazón. Tuve cuatro intentos de suicidio porque no podía aguantar más", dijo llorando mientras Buscemi miraba hacia uno de los ventanales de la sala de audiencias del primer piso de los Tribunales.

Luego, el joven baleado explicó por qué había quedado parapléjico. "Los tiros me rompieron tres costillas, el omóplato izquierdo, una vértebra y me cortó la médula", dijo visiblemente dolorido.

Comentarios