Información Gral
Miércoles 15 de Junio de 2016

Un tercio del mundo tiene deficiente alimentación

Cada vez más países están obligados a hacer frente al sobrepeso y a la malnutrición de las personas. Las cifras son impactantes.

Cada vez más países en el mundo combaten a la vez el sobrepeso y la malnutrición, según un estudio pannacional dado a conocer ayer, en el que, además, se establece que una de cada tres personas sufre alguna deficiencia en su alimentación.

"Vivimos en un mundo en el que lo normal es estar mal alimentado", señaló Lawrence Haddad, del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias, al presentar el estudio Global Nutrition Report.

El informe considera que ha habido pocos avances en la lucha contra la alimentación incorrecta o incompleta. Según indica, los costos generados a partir de esto son "impactantes" y hay poca inversión en prevención.

La situación actual es "totalmente inaceptable", consideró Haddad, copresidente del grupo de expertos independientes que elaboraron el estudio.

Según el informe, el 44 por ciento de los países de los que hay datos disponibles (57 de 129) registran "graves niveles" de mala alimentación y de sobrepeso y obesidad entre los adultos.

"Pese a los avances logrados en algunos países, el mundo está rezagado en los intentos por reducir y revertir esta tendencia", indicaron los especialistas.

El informe detalla que 1.900 millones de adultos tienen sobrepeso o son obesos, 794 millones de personas presentan deficiencias nutricionales y uno de cada doce adultos en el mundo padecen diabetes. Unos de seis millones de niños fallecieron en 2013 por causas que se podía prevenir, como los 3,1 millones que murieron por malnutrición, lo que supuso 8.500 niños al día.

Por eso, se sostiene que las consecuencias económicas y sociales de la mala o insuficiente alimentación son enormes. La malnutrición provoca además una caída del 11 por ciento del producto interno bruto (PIB) en Asia y Africa.

El estudio asegura que la mala alimentación provoca mayores pérdidas globales a nivel económico que la crisis financiera de 2008. Si un miembro de una familia en Estados Unidos es obeso, el hogar deberá gastar un ocho por ciento más en salud.

Pero, los expertos hacen foco en el flagelo de la malnutrición, condición que afecta directamente a una de cada tres personas.

El documento explica que la malnutrición se manifiesta de muy distintas maneras como puede ser el retraso en el crecimiento y el desarrollo de los niños, personas esqueléticas o propensas a las infecciones, con exceso de peso o con alto contenido de azúcar, sal, grasa o colesterol en la sangre, e incluso personas con carencias de vitaminas o minerales de importancia.

"La malnutrición y la alimentación constituyen claramente los mayores factores de riesgo para la carga mundial de morbilidad", refiere el reporte.

El Global Nutrition Report indica que la comunidad internacional no conseguirá acabar con la malnutrición de aquí a 2030 si no actúa más energéticamente.

Según el reporte, casi la mitad de las muertes de los menores de cinco años se debe a la malnutrición, que junto a unos regímenes alimenticios inadaptados, constituye el primer riesgo de la sanidad pública. Pero al mismo tiempo, el número de menores de cinco años con sobrepeso se acerca al número de los que presentan un peso demasiado bajo para su talla.

En términos presupuestarios, hace falta un esfuerzo "significativo" ya que se debería destinar 70.000 millones de dólares para alcanzar los objetivos de reducción en materia de retraso de crecimiento, de malnutrición severa, de lactancia y la reducción de la anemia.

Comentarios