Crimen del taxista
Lunes 16 de Mayo de 2016

Un taxista fue asesinado de una puñalada en un intento de robo

Fue atacado cerca de un asentamiento de Villa Gobernador Gálvez por un pasajero que lo tomó en la zona sur de Rosario.

"Me intentaron robar", alcanzó a balbucear Vicente del Greco apenas llegó cerca de las 20 del sábado al Hospital Gamen de Villa Gobernador Gálvez con dos profundos puntazos que le habían perforado el pecho. El taxista de 67 años fue trasladado al Hospital Clemente Alvarez pero los esfuerzos por salvarle la vida fueron infructuosos y murió unas doce horas después, ayer a las 7. Quien le asestó las puñaladas mortales es un hombre que había subido al taxi como pasajero en la zona sur de Rosario y lo atacó cuando llegaron a destino, en un humilde sector de Villa Gobernador Gálvez.

Al cierre de esta edición, los investigadores no habían determinado si el agresor alcanzó a robar la recaudación del chofer. "Todavía no sabemos si tenía dinero", explicó un portavoz de la fiscalía de Homicidios. Tampoco se supo si el trabajador intentó resistirse al atraco.

Meses. Hacía unos meses que Del Greco había comenzado a manejar un Fiat Siena cuya licencia de taxi le pertenece a la esposa. Hasta entonces se había ganado la vida como camionero y mecánico. "Por una enfermedad de la mujer no pudo viajar más y tuvo que comenzar a trabajar de taxista", explicaba ayer a la mañana Cristina, una amiga de la familia, en la puerta de la casa del chofer en la zona sur de Rosario.

Si bien Del Greco no trabajaba el taxi los sábados anteayer decidió hacerlo y nadie pudo explicar por qué. Cerca de las 14.30, en su horario habitual, se subió al Fiat Siena RA 1063 y comenzó a realizar los viajes que le requerían los operadores de la empresa de radiotaxis 380000.

Alrededor de las 19 un hombre abordó el vehículo en la esquina de Arijón y San Martín. "Llevame a Temporelli y calle pública", le dijo al taxista. Todo transcurrió con normalidad hasta que llegaron a ese cruce donde, según la información preliminar, el pasajero le asestó dos certeros puntazos con una daga (un cuchillo de lámina aplanada y remate agudo, más larga que un puñal).

Uno de los puntazos le atravesó la tetilla derecha y el otro le perforó el tórax al chofer, que fue trasladado malherido al Hospital Gamen y luego derivado al Heca, donde lo operaron la medianoche del sábado y falleció ayer a la mañana.

Márgenes. El lugar donde ocurrió el ataque está ubicado en la periferia villagalvense y se llega después de atravesar el cementerio municipal. A un costado de la calle Temporelli asoma un extenso descampado y la calle Pública es un sendero angosto de tierra que ayer lucía totalmente embarrado por la lluvia. Uno de los márgenes de la calle está bordeado por árboles y plantas. Enfrente hay un racimo de casas, algunas precarias, que preceden al asentamiento conocido como La Tablita.

Ayer a la mañana algunos vecinos dijeron saber lo que había ocurrido pero ignoraban detalles. Cristina tampoco lo sabía, aunque fue una de las primeras en llegar al hospital apenas se enteró del episodio. "En el Gamen lo estabilizaron porque había perdido mucha sangre, pero como estaba muy mal lo llevaron al Heca. Llegó inconsciente y a las 12 de la noche (del sábado) lo operaron, pero antes tuvieron que trasfundirle sangre", relató sollozando. La mujer agregó que Vicente tenía una hija de 37 años y era el único sostén de la familia.

Una fuente policial señaló que una daga de treinta centímetros fue encontrada sobre los pedales del Fiat Siena. "Todavía no se sabe si lo atacó cuando estaba adentro del taxi o si lo hizo cuando se bajó del lado de la ventanilla del conductor", explicó el vocero consultado.

Cámaras. Fuentes judiciales señalaron que el responsable de la investigación, el fiscal de Homicidios Adrián Spelta, pidió los datos del GPS del taxi para corroborar su recorrido y los detalles de las cámaras de vigilancia instaladas en las zonas por donde pasó el auto. También se peritará el cuchillo con el que aparentemente se cometió el crimen.

Cerca del mediodía de ayer, algunos vecinos se habían arremolinado en la puerta de la casa del chofer, tan consternados como preocupados por su muerte. "¿Cuándo se van a ocupar de la inseguridad?", repetía una mujer cincuentona en alusión a las autoridades.

El gremio va a ayudar sin paro

El titular del Sindicato de Peones de Taxis, Horacio Boix, anunció que la entidad colaborará económicamente, junto con las empresas de radiotaxis, con los familiares del chofer. Además adelantó durante una semana los taxis llevarán una cinta negra en señal de duelo.

Sin embargo, desestimó la posibilidad de un paro de taxistas. "La situación económica y las medidas de fuerza de las últimas semanas no favorecen que se vuelva a suspender la actividad", explicó Boix.

Comentarios