Edición Impresa
Jueves 14 de Enero de 2016

Un tachero en apuros

Ocurrió hace unos días en Rosario. Un profesor universitario de Río de Janeiro y su novia de Costa Rica se despidieron de la Argentina con un paseo por la costa local del Paraná, aunque la lluvia de ese día les impidió disfrutar al máximo.

Ocurrió hace unos días en Rosario. Un profesor universitario de Río de Janeiro y su novia de Costa Rica se despidieron de la Argentina con un paseo por la costa local del Paraná, aunque la lluvia de ese día les impidió disfrutar al máximo. Cerca de las seis de la tarde, ya tenían  arreglado el transporte para el aeropuerto de Fisherton, en un vuelo que los llevaría de regreso a casa. Puntualmente, un taxi los recogió en el departamento donde pararon por unas horas. Al volante, un amable y simpático conductor profesional que con la mejor onda relataba y comentaba diversos aspectos de la ciudad. Sin embargo, cuando promediaba el viaje, los pasajeros notaron que el tachero estaba un poco intranquilo e incómodo y que aceleraba la marcha, aunque no había apuro porque habían salido con tiempo de sobra para llegar a la estación aérea. Apenas llegaron a Fisherton, el taxista, de buen porte y cara de historieta, se bajó del auto y les dijo a los pasajeros que sacaran las valijas y que después cerraran el baúl e ingresó a toda marcha al salón del aeropuerto en busca de un baño. Ya en ese momento se había aclarado qué estaba pasando, una descompostura intestinal aguda. Tanto demoró en el baño el chofer que por los altoparlantes del la estación aérea se requirió la presencia del conductor porque el vehículo había quedado mal estacionado. Pasada la urgencia, el conductor, más aliviado, regresó en busca del taxi. Ni él ni los pasajeros olvidarán lo sucedido ese día.

Macri y el Papa

El presidente Mauricio Macri espera visitar al papa Francisco este año, aunque no será en su visita a Davos, donde tiene previsto reuniones con CEOs de multinacionales y líderes de otros países.  Macri quería aprovechar su viaje a la ciudad suiza de Davos y en medio de un alto de su visita oficial, pasar a ver al Sumo Pontífice, pero al final desistió. Según pudo saberse, el presidente tomó esa decisión tras hablar con la canciller Susana Malcorra. “Si vas a ver al Papa, vas a ver al Papa, no hacés una escala en el Vaticano para ir a otro destino”, le recomendó la nueva jefa de la diplomacia argentina. Así que están programando otra fecha “exclusiva” para encontrarse con Francisco.
 

Comentarios