Edición Impresa
Jueves 07 de Agosto de 2014

Un subsidio con varias suspicacias

En el marco del plan Abre, el gobierno provincial está entregando subsidios a diversas entidades intermedias. Esta semana le tocó a varios clubes deportivos de la ciudad de Santa Fe.

En el marco del plan Abre, el gobierno provincial está entregando subsidios a diversas entidades intermedias. Esta semana le tocó a varios clubes deportivos de la ciudad de Santa Fe. La comidilla estuvo a la hora de los nombres de las instituciones y de los funcionarios que participaron del acto. Al gobernador alguien de protocolo le reservó la entrega de esa ayuda a un émulo del club de sus amores: Defensores de Newell´s Old Boys de Santa Fe. Hasta ahí todo fue cordialidad. El problema fue cuando al ministro de Gobierno Rubén Galassi, conocido simpatizante de Independiente, le tocó hacer lo propio con el Racing Club. Las miradas lo dijeron todo.

La historia de los no solidarios

Afortunadamente ya se conoce el accionar, e incluso fue bien reconocido en su momento, de quienes tuvieron una actuación acorde a lo esperable durante los días posteriores a la tragedia de calle Salta 2141. Lo que a un año de la explosión todavía no está del todo claro es el racconto de historias de personas y empresas que no estuvieron a la altura de tanto dolor. Los que quisieron cobrar los alquileres, los que pasado el primer mes seguían enviando facturas de servicios, los que no apoyaron lo suficiente. ¿Se podrá conocer ese detalle completo? Es probable que no demasiado lejos esos comportamientos vean la luz.

Como el Papa, avisó que no iba

La conmovedora historia del nieto recuperado de Estela de Carlotto tuvo ayer algunas revelaciones desde la ciudad de Olavarría, donde el muchacho vive con su pareja desde hace algunos años. En el medio de la conmoción que provocó la confirmación de su identidad, la prensa nacional se encargó de revelar detalles de su hasta ahora desconocida vida privada. Así se supo que cultiva el bajo perfil, que quienes lo criaron son dos campesinos cuyas personalidades contrastan con las inquietues intelectuales que tal vez heredó de sus padres biológicos.  Pero lo que sorprendió fue el comentario de uno de los directivos del conservatorio donde da clases. Al igual que el Papa cuando llamó para suspender los diarios, Guido avisó ayer que no iba a poder concurrir a dictar sus clases.

Comentarios