Edición Impresa
Lunes 30 de Abril de 2012

Un soplo de aire fresco entre tanta violencia

¿Acaso hay un acto de amor más grande que el querer adoptar a un bebé con síndrome de Down? A mi se me hace difícil imaginar otro.

¿Acaso hay un acto de amor más grande que el querer adoptar a un bebé con síndrome de Down? A mi se me hace difícil imaginar otro. Pero en esta ciudad de múltiples contrastes hay quince familias que quieren abrirles sus puertas al pequeño Julio. Y mientras se recupera en la sala de neonatología de la Maternidad Martin, afuera no son pocos los que le hacen el aguante.

"Estuve con él, lo abracé, lo llené de besos, le canté, le conté que muchísima gente lo ama y que pronto saldrá. Todas las mañanas voy a verlo, llueva, truene o caigan piedras", le dijo a LaCapital una de las madres que aguarda el alta del pequeño en la misma puerta de la maternidad.

Los médicos, en tanto, admiten que el bebé cambió desde que empezó a recibir el afecto de este grupo de personas.

No fue posible conocer los motivos por los cuales la madre de Julio decidió entregarlo en adopción. Algo es seguro, la causa no fue que el chiquito tiene síndrome de Down. Ella no lo sabía.

Y el viernes, mientras un adolescente caía baleado en pleno centro cuando festejaba el Día de la Chupina, distintas bandas se trenzaban a golpes en el Monumento, un grupo de pibes se robaba todo lo que encontraba a su paso en la peatonal y el ministro de Seguridad admitía que aumentaron los kioscos de droga en Rosario, en la Maternidad Martin una decena de mujeres esperaba novedades de Julio y las familias que quieren adoptarlo se acercaban tímidas, como pidiendo permiso, para poder conocerlo.

No más de diez cuadras separaban estas historias tan distintas. La de Julio daba un soplo de aire fresco entre tanta violencia.

Todo lo que está generando muestra que la solidaridad siempre está presente y que Rosario está llena de gente con corazones inmensos dispuestos a ayudar. ¿O acaso hay un acto de amor más grande que el querer adoptar a un bebé con síndrome de Down?

Comentarios