Economía
Domingo 14 de Agosto de 2016

Un semestre con menos concursos: la recesión no llegó a Tribunales

Pese a la caída de la actividad económica, bajó la cantidad de expedientes en los primeros seis meses.

Es sorpresivo pero real: en un primer semestre recesivo la cantidad de expedientes concursales iniciados en los tribunales rosarinos cayó más de un tercio con respecto al mismo período de 2015. Además, se redujeron los casos vinculados a empresas, que tienen mayor impacto social. Profesionales explican que los procesos de personas jurídicas reflejan dificultades de mediano plazo, ya que las compañías disponen de instrumentos para refinanciar sus deudas y postergar la resolución.

En una primera mitad de año caracterizada por la mayor devaluación del peso desde la salida de la convertibilidad, disparada de precios, apertura de importaciones, suba de tasas de interés, tarifazos y caída de consumo se podría pronosticar una catarata de concursos y quiebras. Sin embargo, el escenario es diferente. "No hubo una explosión de presentaciones o apertura de procesos concursales", afirmó el abogado Federico Tjor, integrante del Estudio Golber & Asociados.

En efecto, la cantidad de procesos concursales abiertos entre febrero y julio en la justicia provincial es un 37 por ciento menor comparado al mismo período de 2015 y un 20 por ciento inferior a los sorteados en 2014.

Este año se registraron 80 expedientes, contra 127 de 2015 y 99 de 2014. Pero además, varió la proporción entre personas jurídicas y físicas: mientras que en los dos últimos años los procesos relacionados a empresas representaron alrededor de un 30 por ciento, este año sólo significaron un 20 por ciento. En 2016, unos 64 correspondieron a personas físicas y 16 a empresas.

Se cuenta en todos los casos aquellos procesos judiciales ya iniciados, que tienen una sindicatura designada por la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Rosario.

Como subrayan habitualmente los especialistas, los expedientes concursales son la foto de una situación económica anterior. O el desenlace de una película más larga.

En el caso de los consumidores pesan tanto el corto como el mediano plazo: se trata de personas que ante la imposibilidad de afrontar sus créditos se presentan en quiebra y se les embarga el sueldo. En tanto, en los expedientes vinculados a compañías predominan situaciones de arrastre, de dos o tres semestres anteriores.

A diferencia de los consumidores, explicó Tjor, las empresas acceden a distintas herramientas de financiación: atrasan la cadena de pagos, refinancian a través del sistema bancario u otros organismos.

Es por eso que la situación crítica que atraviesan distintas empresas locales podría llegar a la justicia local recién en 2017 o 2018.

Aunque se registran procesos de diversos sectores de actividad, el comercio minorista cuenta con mayor cantidad de expedientes. Se produjo la quiebra de Echesortu Sport, Señora Ensalada SRL y OMK SA, dedicada a la distribución y venta de tecnología. Las tres empresas estaban en convocatoria de acreedores desde 2014 y no pudieron evitar la liquidación de activos. Además, se produjo la convocatoria de la textil Sólido.

También hace dos años comenzó la crisis de Ferro Aceros SRL —dedicada a la comercialización de productos siderúrgicos—y de Estudio Constructora SA (Econ), a cargo de proyectos inmobiliarios en Rosario y Victoria. Ambas quebraron.

Por su lado, la justicia provincial dictó el concurso de Mavea, a cargo de la distribución de productos de la Cooperativa La Hoja (ex Yerbatera Martin) y de Tecins SA, una firma dedicada a la fabricación de tanques de almacenamiento de uso industrial y que sufrió las consecuencias del derrumbe de Oil, la petrolera de Cristóbal López.

GESTIÓN. En cada caso se conjugan factores macro y sectoriales, pero afloran también déficits en la gestión empresaria.

Para el economista Bruno De Luise las principales limitaciones se vinculan con las finanzas. "Un error recurrente que se presenta en momentos de caída de actividad es haber financiado el capital de trabajo con financiamiento a corto plazo, lo cual hace que en la primera situación de stress financiero no se dispongan los fondos para el funcionamiento operativo de la empresa", sostuvo.

Ante esta situación, los empresarios se muestran más abiertos a incorporar asesores e innovaciones organizacionales. "La preocupación hace que el empresario comience a hacerse preguntas que antes no se hacía", planteó la contadora Soledad Zelada, integrante de Rainoldi & Zelada Consultores.

POLÍTICAS. En este panorama hostil para las pymes las políticas públicas pueden jugar un papel decisivo para evitar el concurso y la quiebra.

Tjor evaluó que hay "elementos concretos pero puntuales" y puso como ejemplo convenios de pago con flexibilidades por parte de la EPE y el plan de pago trimestral del IVA.

Por su lado, Zelada resaltó "la moratoria como una herramienta importante, no sólo por la posibilidad de pago en cuotas sino también por la condonación de multas e intereses, lo que reduce los pasivos". A esto añadió "la posibilidad de tomar la totalidad del impuesto al débito y crédito, la reducción de algún tipo de impuesto y la eliminación de ganancia mínima presunta". De todas formas, aclaró la profesional, la aplicación de estas leyes será gradual, por lo que sus efectos impactarán en el futuro.

SEGUNDO SEMESTRE. En este marco, el interrogante es cuál será la temperatura de la economía de la ciudad en la segunda mitad del año y si se manifestará en la cantidad de expedientes.

De acuerdo a De Luise después de "la caída registrada en el primer semestre del año la actividad económica en la región estaría pronta a tocar su piso" y confió en que en pocos meses habrá "indicadores positivos en comparación contra el mes anterior, aunque tal vez aún negativos en comparación interanual".

Por esto, sostuvo, la recuperación económica "se sentirá plenamente en el 2017", traccionada fundamentalmente por actividades asociadas al agro, la construcción pública y privada y las energías alternativas.

De todas maneras, alertó que "una coyuntura contractiva, con elevadas tasas de interés no favorece a aquellas empresas que transitan dificultades financieras". No obstante, resaltó que gran parte de las empresas de la región "no presentan un nivel de endeudamiento alto".

Zelada consideró que habrá consumidores y empresas que no puedan acomodarse al nuevo escenario, pero evaluó improbable que haya "una catarata repentina" de presentaciones judiciales.

Tjor, en tanto, afirmó que el giro en la gestión política y económica "va a traer indudablemente ganadores y perdedores".

De todas maneras, subrayó, lo que suceda de aquí en más en materia económica tendrá repercusión judicial el año que viene y los siguientes. "Las presentaciones que pueda haber de acá a fin de año serán de aquellos a los que se les acabó el combustible", indicó.

Comentarios