Ovación
Miércoles 20 de Julio de 2016

Un rosarino suelto en Florencia que juegan en los Azules de Santa Croce

"La primera vez que lo vi me enamoré", confesó Marcelo Segundo, ex forward de Duendes.

Hay sólo un rosarino que puede decir que jugó al Calcio Storico. Se llama Marcelo Segundo, un ex forward de Duendes que decidió erradicarse en Italia hace 18 años, dejando la Chicago Argentina para instalarse en Florencia.

De cómo nació el romance con este juego él lo explica de una manera simple. "Por historia los que practicaban rugby iban a jugar a los Azules de Santa Croce. Al principo no le di mucha importancia, pero después empecé a ver videos y a escuchar a la gente que hablaba de este deporte medieval. Y la primera vez que lo vi me enamoré. Algunos hablan de una revocación histórica del viejo fútbol, pero en realidad yo estoy con los que piensan que era un entrenamiento militar. Cuando la ciudad andaba en guerra o estuvo asediada, los militares florentinos salían de los muros de la ciudad para practicar este deporte y hacerle saber al enemigo «que no tenían ningún problema en ir a pelear». Era un juego de pelota con dos equipos que se pegaban en el que lisa y llanamente no había reglas", contó Segundo.

—¿Ser jugador de rugby te da ventajas sobre los demás?

—Sí. Muchos de los que lo practican son luchadores, pero el jugador de rugby es más completo porque sabe jugar con la pelota y sin ella.

—Las leyes son casi las mismas que se usaban en 1580.

—En líneas generales, sí. Yo empecé a jugar en 2002 y en 2006 hubo un cambio muy grande en cuanto a las reglas. Ese año, recuerdo que jugamos contra los Blancos de Santo Spirito y por problemas políticos jugamos 50 minutos a pelearnos. Fue una batalla de casi una hora en donde hasta tuvo que actuar la Policía armada para pararla. Se había degenerado todo al punto que había entrado al campo de juego gente de la tribuna.

—¿Y que pasó después?

—Ahí hubo un cambio muy grande porque se empezaron a interesar las grandes cadenas de televisión. Sky, por ejemplo, quiso patrocinarlo. Ahora pasa que todos los años son siete u ocho las cadenas internacionales españolas, alemanas y japonesas, entre otras, las que cubren el evento que llega a casi todo el globo. Entonces si seguía siendo una "guerra" como estaba planteada no se podía "vender" afuera, por lo que cambiaron algunas cosas.

—¿Qué cambió?

—Ahí se introdujeron reglas nuevas, las que tienen un límite muy sutil entre lo que se puede hacer y lo que no. Ahora, por ejemplo, hay una regla que dice que sólo te podés pelear uno contra uno y no todos contra todos como antes. Tampoco le podés pegar a nadie en el piso y los tackles de atrás están prohibidos. Las reglas están, pero muy pocas son respetadas.

Comentarios