Edición Impresa
Jueves 16 de Junio de 2011

Un robo instantáneo

Después de una sesuda conferencia sobre “gatekeeping y gatewatching”, un café es tan vital como un oasis en el desierto. Por eso, ni bien concluyó la ponencia de Joao Canavillas en el 4º Foro de Periodismo Digital, el público salió en estampida del auditorio de Osde donde se llevó a cabo el encuentro.

Después de una sesuda conferencia sobre “gatekeeping y gatewatching”, un café es tan vital como un oasis en el desierto. Por eso, ni bien concluyó la ponencia de Joao Canavillas en el 4º Foro de Periodismo Digital, el público salió en estampida del auditorio de Osde donde se llevó a cabo el encuentro. En segundos la sala quedó casi vacía, lo que fue aprovechado por los amigos de lo ajeno para alzarse con una computadora portátil que una de las asistentes dejó abandonada sobre una de las sillas. Fue instantáneo, tardó menos que un mail inoportuno en llegar a destino. Al circular la noticia, nadie podía salir de su asombro. El público de las charlas era mayoritariamente universitario, a priori insospechable. Aunque hoy, está probado, no se puede poner las manos en el fuego por nadie. Ni siquiera por un hacker.

Carlitos, el cantor de Echesortu

Carlitos Calcagno, cantor, fotógrafo y ciudadano reconocido por el Concejo, compuso un tango a su querido barrio Echesortu. El otrora reportero gráfico de La Capital sorprendió gratamente con su pintura arrabalera de los baldíos, la pelota de trapo, la barra y la calle Mendoza que, como las pibas de los piropos, está cada día más linda. “Aquel barrio Echesortu” fue difundido anteayer por Emilse Donnamaría, sobrina nieta del autor, en “Cuando la radio suena”, el programa de Sonia Tessa y Marcelo Lewandowski, por Nacional.

Bergman no podrá ser rabino

En la boleta de candidatos a legisladores porteños de PRO, el nombre de Sergio Bergman, cabeza de lista, aparecerá sin el sustantivo “rabino”. Así lo resolvió el Tribunal Superior de Justicia de Buenos Aires tras un pedido de la fuerza que lidera Mauricio Macri. Los jueces señalaron que “el atributo rabino no es un nombre propio, que es lo que la ley permite utilizar en la boleta electoral”. Y a la vez estimaron que aunque agregarlo podría ayudar a identificar al candidato, al mismo tiempo “podría llevar a equívoco al electorado, si se interpretara que cierto culto religioso se ha expresado orgánicamente a favor de alguna lista política”.

Comentarios