Escenario
Sábado 06 de Agosto de 2016

"Un regalo para Miriam", mujeres al borde deun ataque de shopping

Alicia Salinas y Silvina Santos estrenan hoy en el Cultural de abajo una obra que indaga sobre el lugar de la mujer en la sociedad.

Las actrices Alicia Salinas y Silvina Santos quisieron hablar del "consumismo, la maternidad y los mandatos de las mujeres" en un contexto amplio y desde una perspectiva de género. Y eligieron ubicar a sus personajes de la obra "Un regalo para Miriam" en un shopping, un espacio donde se impone la diversidad y los extremos. La pieza se estrena hoy, a las 21, en el Cultural de Abajo (Entre Ríos 599), y subirá a escena todos los sábados y domingos de septiembre.

Producida por "Grito en el cielo-Teatro", la propuesta tiene su origen en una pieza breve que participó en septiembre de 2014 del ciclo "Nuevos dramaturgos, cuatro historias mínimas" del teatro La Nave y ahora regresa en una nueva versión con las actuaciones, además de Salinas y Santos, de Valeria Quaglia, Camila Montenegro, Estefanía Salvucci, Ezequiel García y Lautaro Alvarez.

La elección de un espacio impersonal como un centro comercial no es casual, según Santos. "Quisimos darle voz, ponerle cuerpo a mujeres en distintas situaciones, clases sociales, edades, roles, y ponerlas a jugar en el universo shopping, un universo exclusivo, por cierto".

En ese sentido, Salinas añadió: "Los personajes interactúan según los roles que ostentan y las reglas que imponen los ámbitos de los centros comerciales; a veces además dejan entrever sus historias particulares, sus sueños y pesadillas". Y Santos añadió: "En un lugar donde los sentidos están aturdidos, difícilmente logren conectarse con lo que les pasa. El lugar dice «todo está bien, todo es perfecto». Pero las vidas de estos personajes no lo son, y eso provoca grandes frustraciones. Al igual que los mandatos con los que lidiamos en nuestras propias vidas".

Humor. A pesar de que la pieza aborda temas complejos, la idea de las autoras y actrices fue abordarlos desde el humor. "Sostener en tono de comedia frases duras de digerir o textos aparentemente graciosos o triviales en situaciones dramáticas fue nuestra apuesta. Encontrar ese equilibrio y dejarnos caer hacia uno u otro lado para ahondar en alguna temática, además de trabajar situaciones simultáneas, articuladas, para que el público se entretenga pero no se distraiga", aseguró Santos también directora de la obra.

"La obra es una invitación a reflexionar sobre los límites del consumismo, límites que quedan de manifiesto en relación a los bienes no transables en el mercado, como el amor, la amistad, la comunicación genuina, la familia, los hijos, la compañía, la solidaridad. Ojalá que desde todos los ámbitos podamos tomar conciencia de los temas que plantea la obra y que antes y después nos plantea la vida misma en lo cotidiano. Por ser mujeres, ¿debemos ser madres? ¿Qué pasa si no podemos o no queremos ser madres? ¿Hasta dónde llegaríamos para cumplir ese sueño o para cumplir el sueño de los demás? Las mujeres dicen y son dichas a través del discurso del patriarcado que impone roles a uno y otro género", apuntó.

"Las mujeres somos parte de la sociedad, no un tema aparte, tentados algunos y algunas de dejarlo a un costado. Somos responsables de construir un nuevo discurso junto con nuestros compañeros de vida", completó Santos.

Comentarios