Edición Impresa
Sábado 03 de Mayo de 2014

Un recorrido con propuestas lúdicas que acerca los chicos al museo

Un grupo de alumnos de tercer grado inauguró este espacio que hasta fin de año podrán visitar las escuelas.

Con una propuesta educativa orientada hasta el momento principalmente a los alumnos de secundaria, el macro abrió este año sus puertas a los más chicos y sumó nuevos recorridos. También talleres para los niveles inicial y primer ciclo del primario. LaCapital acompañó al primer grupo de niños que visitó el museo, y participó de un taller de producción plástica. Así quince alumnos de tercer grado de la Escuela Nº 756 del barrio Las Flores viajaron en colectivo de línea acompañados por sus maestras, llegaron hasta el lugar y visitaron la muestra de arte contemporáneo.

"Nuestro objetivo es que estos niños que hoy recorren el museo sean mañana visitantes frecuentes. La familia hoy no está acostumbrada a pensar que dentro de un museo pueda realizar una actividad recreativa", afirman desde el departamento de educación del museo. "Es por eso que permanentemente estamos generando dispositivos que sean atractivos, que permitan incorporar cultura y apropiarse del patrimonio de todos los rosarinos. Nos encontramos con chicos que abordan el arte contemporáneo de manera más directa que los adultos, a ellos les encanta todo lo que les proponemos", reflexionan con respecto a una experiencia que ya trabajan desde hace tiempo en la sede Castagnino, y que ahora incorporan en el macro.

Esta construcción de principios de siglo pasado conformada por ocho silos utilizados originariamente para el almacenamiento de granos y reciclada por la Municipalidad de Rosario en 2004, hoy cuenta con 10 pisos, una explanada y un túnel para sus exhibiciones. En su décimo aniversario, este lugar situado a orillas del Paraná revisa las primeras instancias de formación de la colección de arte contemporáneo y lo pone de manifiesto en su propuesta educativa.

Espacio no formal. Alejandra Moreno y Mariana De Matteis, licenciadas en bellas artes y miembros del equipo de educación de la sede macro, guiaron la visita por algunas salas. "El museo se concibe como un espacio no formal pero con una propuesta de aprendizaje similar al del aula. No sólo los invitamos a disfrutar o contemplar, también a crear y familiarizarse con el lenguaje plástico", explicaron.

La aventura de subir por las escaleras entusiasmó aún más a los chicos durante el recorrido, en el que también apreciaron el río, los barcos que navegaban por el Paraná y la cercanía de aquel árbol que cuando llegaron vieron muy alto. En compañía de su maestra de grado y la docente de plástica observaron pinturas, fotografías, escultura y algunas instalaciones; también jugaron con diferentes objetos y crearon una obra colectiva a escala pequeña a la que llamaron "Museo Locula".

Producción artística. "No se trata solamente de un recorrido guiado sino también de una producción artística que los chicos tendrán que realizar de acuerdo al eje temático desarrollado en las salas del museo. La idea es observar la muestra y que los niños pueden experimentar distintas acciones relacionados con el arte contemporáneo. Buscamos instancias que estén atravesadas más por la experiencia que por el discurso, que los ayude a pensar que también existen otros lenguajes y maneras de ver el mundo, más allá de la televisión y los medios tecnológicos", destacan las educadoras.

Al finalizar el recorrido, los chicos visitaron la sala de plástica donde lograron dibujar y expresar libremente aquello que vieron o más les gustó. También se llevaron una serie de reproducciones en miniatura de las obras que observaron durante la visita.

La voz de los chicos. Antes de regresar a la escuela, Joel prometió visitar otro día el museo en compañía de su mamá. "Me encanta dibujar y coleccionar dibujos, así que voy a volver", expresó con alegría. Sharon, otra de las nenas del grupo dijo que le gustó todo, menos las escaleras, y su compañera Analía reconoció que nunca había visitado un museo. "Me gustaron mucho los cuadros", dijo, a diferencia de Camila, que afirmó con sinceridad: "Tardamos mucho en salir de las salas y eso no me gustó".

"Este es el primer paseo del año", comenta Silvia Carmona, maestra titular del área de lengua y ciencias sociales de 3º grado. "También es diferente a otros porque ya no visitaremos las granjas o los parques como lo hacíamos cuando eran más chicos. A partir de la visita al museo, hacemos un repaso del paisaje urbano y el paisaje rural, y aprendemos cosas nuevas. También trabajaremos con la escritura y la descripción de aquellas obras que vieron y más les gustó", remarca la docente.

Para los chicos de segundo ciclo de primario, el equipo de educación del macro propone otro tipo de actividad a través de la selección y apropiación de un objeto que luego tendrán que identificar en una de las obras expuestas en el museo. En el nivel secundario, en cambio, el discurso es más complejo y los adolescentes toman contacto con la curaduría. Con el objetivo de que los adultos mayores también puedan conocer el patrimonio de la ciudad, la sede de macro incorporará este año el programa "Pa' mí que esto no es arte".

En la actualidad, coexisten en el macro, una selección de las primeras obras de artistas rosarinos, en su mayoría referentes de los años noventa, y la muestra que propone el Nuevo Museo de Energía de Arte Contemporáneo, un colectivo de artistas que llega desde Buenos Aires a diferentes ciudades del país en un disco rígido y con la posibilidad de reproducir, imprimir o construir las obras.

También en el Castagnino. En la sede del Museo Castagnino también se organizan recorridos didácticos desde el nivel inicial al universitario, como además para otras instituciones.

"Se promueven metodologías de trabajo donde el espectador es el protagonista, interactúa horizontalmente, articula saberes e intereses propios con la propuesta ofrecida", tal como expresan desde este museo ubicado en Oroño y Pellegrini.

Los turnos para conocer sus salas y participar de las propuestas educativas programadas son por la mañana y tarde. A los docentes se les entrega un cuadernillo para trabajar en el aula. Informes al 48025423, o al correo educacion.castagnino@castagninomacro.org

Comentarios