la_region
Domingo 21 de Agosto de 2016

Un pueblo que creció conectado por el ferrocarril

A mediados del siglo XIX las tierras de la provincia se valorizaban, cuando se inició el cambio de la cría de ganado a la agricultura, que necesitaba la Europa sedienta de alimentos.

A mediados del siglo XIX las tierras de la provincia se valorizaban, cuando se inició el cambio de la cría de ganado a la agricultura, que necesitaba la Europa sedienta de alimentos. Con la construcción de la línea ferroviaria que unió a Rosario y Córdoba en 1870, todo fue más fácil. Hasta el momento, el arroyo Ludueña debía ser cruzado a caballo.

   Las tierras de lo que hoy es Funes pertenecieron originalmente a José Avila. Tras su fallecimiento las heredó su hija Modesta, casada con con Tomás de la Torre. Tomás se percató rápidamente de las nuevas ventajas del ferrocarril daba a estos pagos, y solicitó a la Legislatura santafesina la autorización para fundar la colonia.

   El pliego fue aprobado por la Legislatura el 19 de agosto de 1875. Un día después, lo promulgó el Ejecutivo y el pueblo se llamó Colonia San José. Rápidamente se vendieron solares, urbanos, residenciales y quintas que proveerían a Rosario de alimentos. El ferrocarril facilitó con el tiempo que muchos habitantes locales viajaran a Rosario a trabajar y a estudiar .

   La familia De la Torre - Avila vendió parte de sus campos, lo que complicó la denominación del lugar, hasta que la estación ferroviaria se llamó Funes, por Pedro Lino Funes, emprendedor que compró gran parte de los terrenos.

   Algunos de estos datos fueron contados ayer como parte de un extracto sobre la historia de Funes.


Comentarios