La Región
Martes 06 de Septiembre de 2016

Un productor santafesino fotocopió billetes para denunciar a funcionario que lo quiso coimear

El productor agropecuario le entregó un sobre con mil pesos y se quedó con una fotocopia de los mismos, hizo la denuncia y el funcionario fue apartado de su puesto.

El productor santafesino Alberto Nicolás Mazzón se propuso deschavar a un funcionario que le había solicitado una coima. Para conseguirlo, fotocopió cada uno de los diez billetes de 100 pesos que le entregó al jefe local del Senasa, a cambio de destrabar un trámite, y apenas lo hizo fue a radicar la denuncia. La policía encontró el sobre con la plata en el despacho del denunciado, que fue de inmediatamente separado del puesto.
El productor dedicado a la cría y compra-venta de caballos, apuntó su plan contra Duilio Locatelli, jefe de la oficina en Vera del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria, organismo que debe realizar los controles veterinarios de los animales con los que trabaja Mazzón.
Tras ser denunciado por el ganadero, según publica el diario Clarín en su edición impresa de hoy, el empleado público aseguró que le habían tendido "una cama". Según su versión, ocultaron el sobre con dinero sobre su escritorio y luego hicieron la denuncia para perjudicarlo.
El argumento de la "cama" no convenció al presidente del Senasa, Jorge Dillon, que de inmediato apartó a Locatelli de su función y ordenó la realización de un sumario interno.
"Lo que vale 80 pesos, hay que pagarlo 180 pesos, y 100 son para ellos. Sucede en todos lados, en todas las delegaciones", declaró el productor Mazzón, cansado de que le soliciten coimas.
Mazzón contó que su trabajo es "despachar caballos al frigorífico, toda la vida" y opinó que muchos empleados del Senasa "están mal acostumbrados, porque los que tienen plata les regalan vaquillas, ya que dicen que el Estado no les paga (bien), que son contratados". El productor recomendó que se investigue especialmente lo que pasa en Cañada Ombú, Los Amores y La Gallareta, con funcionarios que atienden en sus casas.

Comentarios