Policiales
Sábado 24 de Septiembre de 2016

Un policía fue asaltado, se tiroteó y un chico de 16 años resultó baleado

Ocurrió la tarde del jueves en la zona sudoeste. El adolescente está internado en el Heca a disposición de la Justicia de Menores.

Un chico de 16 años fue baleado por un policía al cual al parecer le quiso robar la moto en Avellaneda y Circunvalación. El oficial, que el jueves a la tarde estaba franco cuando fue asaltado por dos hombres armados, denunció que los ladrones le dispararon y él repelió la agresión.

   La versión del policía, dijo un fiscal, coincide con llamados al 911 que daban cuenta de que a esa hora había gente armada robando en la zona. En tanto, al cierre de esta edición el chico herido seguía internado con pronóstico reservado y a disposición de la Justicia de Menores.

   Una semana atrás, un joven de 25 años murió en un hecho similar cuando intentó con un cómplice robar una moto a dos policías que trabajaban encubiertos en un Fonavi de la zona sudoeste (ver aparte).

"Insolentes". "Acá mejoró un poco, pero los guachos siguen siendo muy insolentes y violentos. Primero lastiman y después ven qué te pueden sacar", reflexionaba ayer un vecino de Avellaneda y Circunvalación, en los confines de la villa La Cariñosa y el Mangrullo donde ocurrió el violento episodio.

   Por allí, cerca de las 19.30 del jueves, circulaba el policía Jorge R. en su moto Honda Wave cuando en inmediaciones de villa La Cariñosa dos hombres armados le cerraron el paso.

   Según explicó el efectivo, los asaltantes le robaron a punta de pistola su vehículo y cuando huían cubrieron la fuga a balazos. Entonces el policía se identificó como tal y repelió la agresión. "Su testimonio del policía coincide con llamados al 911 que alertaban sobre dos hombres armados que estaban robando en la zona. También está el audio del llamado del oficial al 911 y otro llamado al 911 de un vecino que antes al hecho alertó sobre el accionar de estos hombres armados", explicó ayer en rueda de prensa el fiscal de Flagrancia César Cabrera.

Bajo el puente. Avellaneda y Circunvalación. Un punto en el que confluyen Villa La Cariñosa, el Mangrullo y barrio Plata. Un punto en el mapa donde desde hace varios años hay atracos violentos a personas que circulan en moto, bicicleta o a pie.

   "Ahora se calmó un poco, pero sigue habiendo robos. La gente tiene una mala imagen de la villa (por La Cariñosa), pero acá hay mucha gente de laburo. Habrá un par de jugadores que son malandras, pero ¿dónde no los hay? Los más violentos están del lado de enfrente (por la zona del Mangrullo, nombre que heredaron cuando vecinos de ese barrio de zona sur fueron trasladados ahí). Ahí hay 12 o 15 pibes muy insolentes y violentos que se juntan en la esquina (casi debajo del puente) y le roban al que pasa", explicó un viejo vecino de La Cariñosa.

   Los vecinos de las inmediaciones contaron una versión de súper acción. Relataron que el jueves a las 19.30 vieron pasar por Avellaneda, de este a oeste, a dos hombres en una moto. Metros antes del puente de Circunvalación y ante una patrulla de Gendarmería, los motociclistas doblaron hacia el sur y tomaron por la cortada Las Flores y se sumergieron en El Mangrullo y el barrio de Aguas Provinciales.

   "Vi una moto y una chata que venía atrás. Por acá se escucharon un par de disparos. Pero la chata venía siguiendo a la moto", relató un vecino. "Escuché un par de balazos y vi pasar la moto. Lo que sé es que el pibe cayó por Aurora" al 3900, indicó una doña.

   "Este pibito era terrible. Hace una semana fue papá con 16 años y ahora lo cagan a tiros por robar una moto. Son pibes difíciles", agregó otra vecina.

Operado y preso. Martín A. cayó de la moto a la vuelta de su casa por calle Aurora. Un vecino lo cargó en su auto y lo llevó al Heca. A las 20 lo ingresaron a quirófano y fue operado.

   Tenía un balazo que le ingresó por el omoplato y le salió por la clavícula sobre el lado derecho. Y otro le había perforado la pierna derecha. "Ingresó, fue operado y quedó internado en estado reservado", explicó el fiscal Cabrera.

   El adolescente quedó a disposición de la Justicia de Menores, que analizará su participación en el robo denunciado por el policía. En tanto, al oficial Jorge R. se le inició una causa y se le retiró el arma reglamentaria para que sea peritada, aunque finalmente recuperó la libertad.


Comentarios