Policiales
Lunes 28 de Noviembre de 2016

Un policía baleó a su expareja y mató de seis tiros al actual novio de la mujer en Neuquén

"Encontré a mi mujer cagándome", le habría dicho a un vecino después de acribillar a balazos al novio de su ex y baleado a ella. Se le dictó un mes de prisión preventiva.

Un policía mató de seis tiros en la cabeza al novio de su expareja y a ella le disparó tres veces y la dejó herida de gravedad, luego de que los encontrara juntos en la casa que antes habían compartido, en la capital provincial. El hecho ocurrió en un vivienda ubicada en de Potente al 400, en el barrio San Lorenzo, de la ciudad de Neuquén.
Se trata del cabo de la Policía neuquina Alejandro Andrés Lagos, de 34 años. El hombre fue detenido acusado de matar a Edgardo Soto y de balear a Magnolia Salas, de 22 años, con su arma reglamentaria 9 milímetros.
La joven permanecía internada este lunes en estado crítico en el Hospital Regional de la capital provincial, con sus pulmones comprometidos tras recibir un disparo en el pecho, mientras que también resultó herida de un tiro en la pelvis y otro en una pierna.
Según trascendió, el hombre habría mantenido una fuerte discusión con su expareja y su actual novio. Al día siguiente, Lagos fue hasta la casa de su ex, espió por la ventana y vio que estaba con un hombre. Rompió la puerta de una patada e ingresó a la vivienda con su arma reglamentaria, fue hasta la habitación y allí acribilló al novio y baleó a la mujer.
Lagos estaba separado de Salas desde hacía dos meses, pero cuando la vio con su actual novio perdió la cabeza. "Encontré a mi mujer cagándome", le habría dicho el hombre a un vecino con el que se cruzó después de haber acribillado al novio de su ex y baleado a ella.
El fiscal Maximiliano Breide Obeid, quien investiga el caso, se refirió al episodio y señaló: "Lagos le dijo a la Policía que su mujer lo había engañado, que debía haberlo agarrado a trompadas y que se quería matar".
Durante una audiencia que se realizó en las últimas horas, Lagos fue acusado de homicidio calificado por el uso de arma de fuego contra Soto. También fue acusado por tentativa de homicidio calificado por el vínculo, en el caso de su expareja. El juez Diego Piedrabuena avaló la acusación y le dictó un mes de prisión preventiva. La defensa del acusado apuntaba a la emoción violenta para justificar la conducta de Lagos.

Comentarios