Ovación
Sábado 28 de Mayo de 2016

Un periplo de más de 30 mil kilómetros

El astro rosarino Lionel Messi encara por compromisos deportivos y personales un periplo de más de 30 mil kilómetros para cumplir con Barcelona, la justicia española y el seleccionado argentino. Porque arribó a Ezeiza en las primeras horas del 25 de mayo procedente de Barcelona, lo cual implicó un recorrido de 10.481 kilómetros para integrarse al grupo dirigido por Gerardo Martino. El paso siguiente fue el viaje a San Juan, con 1.000 kilómetros de por medio, desde Buenos Aires. Y no estaba definido si vendría unos días a Rosario o iría directamente a Madrid, ciudad donde comparecerá en un juicio por presunta evasión fiscal junto con su padre, Jorge. Este último viaje le demandará un recorrido en avión de 10.408 kilómetros para llegar a tiempo al comienzo del juicio. Días después, antes del debut del conjunto albiceleste ante Chile por el grupo D, Messi se trasladará a San Francisco (9.317 kilómetros). En total, Leo afrontará 31.206 kilómetros, aproximadamente.

El astro rosarino Lionel Messi encara por compromisos deportivos y personales un periplo de más de 30 mil kilómetros para cumplir con Barcelona, la justicia española y el seleccionado argentino. Porque arribó a Ezeiza en las primeras horas del 25 de mayo procedente de Barcelona, lo cual implicó un recorrido de 10.481 kilómetros para integrarse al grupo dirigido por Gerardo Martino. El paso siguiente fue el viaje a San Juan, con 1.000 kilómetros de por medio, desde Buenos Aires. Y no estaba definido si vendría unos días a Rosario o iría directamente a Madrid, ciudad donde comparecerá en un juicio por presunta evasión fiscal junto con su padre, Jorge. Este último viaje le demandará un recorrido en avión de 10.408 kilómetros para llegar a tiempo al comienzo del juicio. Días después, antes del debut del conjunto albiceleste ante Chile por el grupo D, Messi se trasladará a San Francisco (9.317 kilómetros). En total, Leo afrontará 31.206 kilómetros, aproximadamente.

El ingenio popular no descansa y por eso, al lado de este niño, apareció un cartel simpático que esperaban la firma del ídolo de todos: Lionel Messi. El rosarino seguro no lo vio y encima debió irse antes de tiempo, con una lesión.

Comentarios