Edición Impresa
Jueves 31 de Marzo de 2011

Un periodista se fue de la academia

Víctor Hugo Morales, un periodista que incursiona tanto en deportes como en política, renunció a la Academia Nacional de Periodismo. El motivo: el apoyo de la institución a los diarios La Nación y Clarín tras el bloqueo de sus plantas impresoras el domingo pasado.

Víctor Hugo Morales, un periodista que incursiona tanto en deportes como en política, renunció a la Academia Nacional de Periodismo. El motivo: el apoyo de la institución a los diarios La Nación y Clarín tras el bloqueo de sus plantas impresoras el domingo pasado. El ambiente periodístico en Buenos Aires no para de sacudirse y sigue muy revuelto por las posiciones de los hombres de prensa a favor y en contra del gobierno de Cristina.

El tigre que volvió con todas las garras

El concejal y ex intendente Héctor Cavallero está en plena campaña. Ayer, en un reportaje que concedió a LT8, prometió medidas serias para terminar con la inseguridad e insinuó que parte del problema es la corrupción policial. En ese sentido, dijo que cuando fue intendente hizo allanar con Gendarmería una comisaría, entre otras iniciativas que encaró desde el Palacio de los Leones. El Tigre arrancó con todo.

Un relator que se hace el plato

La imagen era fuerte. Ver al relator que la mayoría de la ciudad escucha los fines de semana sentado en la parte de atrás de una camioneta repleta de platos impactaba. No es que el hombre haya cambiado de rubro, aunque tal vez ahora reparta su tiempo. No parecía el mismo que suele saludar "Alo planeta" en el comienzo de las transmisiones radicales ayer a la tarde solo y esperando, en Maipú al 900. Se sabía que hace poco había incursionado en el rubro gastronómico con una rotisería de cosas ricas, pero lo que no queda claro es qué hacía sentado junto a decenas de cajas con platos que custodiaba sentado en la parte trasera de una chata de fletes. ¿Se agrandará el negocio? ¿Estará organizado una fiesta para todos sus oyentes? Como dice su colega uruguayo, no le pregunten a nadie.

Comentarios