Policiales
Jueves 28 de Julio de 2016

Un patovica se desligó de la agresión a "Pichón" Escobar

Lo hizo ayer en los Tribunales Federales. Es el principal imputado de golpear al joven la madrugada en que desapareció

El patovica que fue sindicado en el inicio de la investigación judicial como el agresor de Gerardo "Pichón" Escobar, el joven de 23 años que apareció muerto en el río Paraná en agosto de 2015, una semana después de asistir al boliche La Tienda y ser visto con vida por última vez, prestó declaración indagatoria ayer en los Tribunales Federales y se despegó del homicidio. En el marco de la reactivación de la pesquisa de un hecho emblemático, calificado como desaparición forzada de personas, el martes expuso uno de los policías que realizaba adicionales el lugar y hoy lo harán otros dos patovicas del local, en tanto para mañana se espera el testimonio de otro policía que prestaba servicios adicionales.

El descargo. Mientras la pesquisa se tramitó en la Justicia provincial, el patovica Cristian Jesús Vivas, de 37 años, se declaró inocente. Había llegado acusado de homicidio tras ser identificado en la grabación de una cámara de seguridad mientras golpeaba a Escobar en Sarmiento y Tucumán. Después el expediente pasó a la Justicia federal y ayer el hombre fue indagado ante el juez Marcelo Bailaque, y respondió preguntas de la secretaria del juzgado y del fiscal del caso, Federico Reynares Solari.

Si bien reconoció que durante la madrugada del 14 de agosto persuadió a Escobar para que depusiera una supuesta actitud violenta contra el auto de la encargada del boliche La Tienda, estacionado en Tucumán al 1100 y a pocos metros del local, dijo que no tuvo ninguna animosidad contra Pichón.

Y se amparó en la poca claridad de los fotogramas de la grabación de la cámara de un edificio donde se lo observa durante algunos segundos golpear en el piso a la víctima y arrastrarla junto a un auto, en Tucumán casi Sarmiento.

De acuerdo a los voceros, Vivas expuso su versión a partir de su ubicación geográfica durante el episodio y del espacio temporal de algo más de 2 minutos y medio que dura el registro de la cámara que captó la agresión.

En ese camino la defensa del patovica, en manos de los abogados Eduardo Sosa y Ariel González Zevallos, no descartan reforzar esos argumentos con la presentación de un testigo que, dicen, después observó a Pichón caminar por Sarmiento hacia el río.

Cabe recordar que la señal del celular de Vivas, según los registros que colectó en su momento la fiscalía provincial, fue detectado el 17 de agosto en la zona portuaria de Rosario, cerca de donde cuatro días más tarde fue hallado el cadáver de Pichón. Sin embargo, el patovica sostuvo ayer que ese día estaba demorado en la comisaría 18ª, donde había sido requerido en el marco de la investigación del caso, y donde indicó que le retuvieron cuatro celulares.

Preventiva. Mientras el juez Bailaque decide su situación procesal (tiene 10 días) el empleado quedó imputado y seguirá en prisión preventiva bajo la figura de desaparición forzada de personas, la misma calificación que le aplicaron el martes al policía Luis Noya, que hacía adicionales en La Tienda el día del incidente.

La querella sostiene desde un principio que los tres civiles y los dos policías acusados diagramaron un plan en connivencia con agentes de la seccional 3ª (Dorrego al 300) que consistió en alojar ilegalmente a Pichón en esa comisaría y, una vez muerto, hacerlo desaparecer en el río Paraná.

Según el cronograma previsto hoy serás indagados los custodios César Ampuero y José Luis Carlino, mientras que mañana deberá atravesar el mismo trámite Maximiliano Amiselli, el otro policía que hacía adicionales en La Tienda.

Comentarios