Información Gral
Martes 07 de Junio de 2016

Un pastor se durmió y sus más de mil ovejas dieron un paseo por el centro de la ciudad

El hombre se dirigía hacia los Pirineos y esperaba una mejor hora del día para atravesar la ciudad. Pero el cansancio pudo más y los animales quisieron hacer turismo.

Más de mil ovejas se pasearon tranquilamente por las calles de la ciudad española de Huesca luego de que el pastor que las cuidaba se durmiera plácidamente.
Según relata el diario La Vanguardia, se trata de uno de los últimos y escasos rebaños trashumantes que quedan en Aragón. Cuando arranca el invierno, su pastor conduce a las ovejas a las tierras bajas del valle del río Ebro; cuando se aproxima el verano, emprende la ruta inversa, en busca de temperaturas más frescas y de los pastos del Pirineo.
Y en este recorrido anda estos días. Ayer por la tarde llegó a las afueras de Huesca. Allí iba a aguardar hasta primera hora de la mañana de hoy para cruzar ordenadamente el casco urbano y seguir su ruta hacia el Pirineo. El pastor lo había comunicado previamente a la Policía Local oscense, como es costumbre año tras año.
El hombrre se echó a dormir, pero las ovejas sacaron a relucir su espíritu turístico. Al final, sin que se diera cuenta el pastor, los animales emprendieron la ruta por su cuenta y terminaron paseando por las calles de Huesca.
Según informó la Policía Local, alrededor de las 4.30 se recibió un aviso del servicio autonómico de emergencias 112. La advertencia de un vecino sobre la presencia de una gran cantidad de ovejas merodeando a sus anchas por la céntrica avenida Martínez de Velasco de la capital oscense, puso en alerta a los efectivos.
Entre los agentes y el pastor -que fue sacado de su dulce sueño a los sacudones-, lograron reconducir el rebaño y apenas unas horas más tarde el pastor y las 1.300 ovejas de su rebaño atravesaron ordenadamente la ciudad según lo previsto de antemano.
Embed

Comentarios