Ovación
Martes 04 de Octubre de 2016

Un partido de rugby del Torneo de Cuyo terminó con serios incidentes y un árbitro herido

El juez de touch Gustavo Ianchina se retiró de la cancha con un corte en la frente y mucha sangre.

Dicen que el rugby es un deporte para caballeros, pero también afirman por ahí que estúpidos hay en todos lados. Esto ultimo pudo verse el fin de semana en Neuquén, donde los incidentes en el partido que definía la permanencia en la máxima categoría del torneo de Cuyo terminaron con un árbitro auxiliar con una herida sangrante en la cabeza.
Mendoza RC le ganó a San Juan RC el lugar en la máxima categoría por 29-26, en cancha de Los Tordos. El trascendental partido se resolvió en la última jugada, con un try de Pablo Occhipinti que lograba que los mendocinos mantuvieran la categoría.
Pero los festejos derivaron en insultos a los colaboradores del árbitro neuquino Víctor Riera, los que finalmente fueron agredidos.
Primero fueron algunos empujones pero luego la situación pasó a mayores y el juez de touch Gustavo Ianchina recibió algunos golpes, que respondió con un violento cabezazo que le provocó un corte en la frente.

Comentarios