Información Gral
Miércoles 26 de Octubre de 2016

Un párroco de Rosario destaca a los cinerarios de las iglesias

La emblemática Parroquia Santa Rosa de Lima, de calle Mendoza 1370, es la única de la ciudad que cuenta con un cinerario, espacio dedicado a contener cenizas de cadáveres. El mentor de la idea fue su cura párroco, el padre Luis Boccia, quien le acercó la iniciativa al arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Martín, y recibió la autorización. La historia fue narrada por La Capital en una nota del suplemento Más del domingo pasado.

Para Boccia los cinerarios de las iglesias van en línea con lo dispuesto por el Vaticano y de hecho destacó ayer que "los primeros cinerarios que se instalaron en el país fueron en la diócesis de Buenos Aires cuando el entonces cardenal Jorge Bergoglio, hoy Papa Francisco estaba a cargo". Según Boccia, en Buenos Aires hoy no debe haber menos de 10 o 15 cinerarios en diferentes parroquias.

El cinerario de la Parroquia Santa Rosa se encuentra en el ingreso y del lado izquierdo, en un atrio interno que es la cámara de silencio. Es una fosa común con forma acampanada y cuenta con una capacidad de siete mil depósitos de cenizas.

Se inauguró en agosto de 2015, para el día de la festividad de Santa Rosa.

La fosa tiene una profundidad de tres metros con un pilar para depositar las cenizas. "Hicimos una colecta y una campaña de concientización, y tuvo mucha repercusión", dijo el padre Boccia.

Comentarios