Cartas de lectores
Viernes 14 de Octubre de 2016

Un país devíctimas

Hasta mediados del siglo pasado, éramos el país del trigo, la carne y riquezas varias, que concitaban expectativas de progreso mediante el esfuerzo del trabajo y la honestidad, generando corrientes migratorias de todas las latitudes. El advenimiento en esos tiempos de los ilusionistas argentinos de la dicha eterna, en pocos años nos llevaron a comer pan negro por escasez de trigo. Su vigencia dominante hasta el año anterior, convirtieron a nuestro país en un territorio de afluencia inmigratoria de narcotraficantes, mafias chinas y otras, tratantes de mujeres, malandrines del juego turbio. Ya no llegan trabajadores sino delincuentes. Los resultados que estamos viviendo dramáticamente, son la multiplicación de víctimas de violaciones de los derechos humanos, drogas varias, violencia de género, crimen organizado, corrupción, accidentes viales, Cromagnon, tragedia de Once, corrupción. No hay víctimas sin victimarios, derivados todos de quienes fueron creando las condiciones para su proliferación que no son otros que la casta de gobernantes sin moral, que usufructúan en su provecho las esperanzas frustradas de generaciones sucesivas.

Emilio Zuccalá

DNI 4.492.678


Comentarios