La ciudad
Domingo 19 de Junio de 2016

Un padecimiento que duró un año, diez días y miles de pesos

Los cortes preventivos de Litoral Gas son conocidos por no tener una fecha cierta de finalización.

Los cortes preventivos de Litoral Gas son conocidos por no tener una fecha cierta de finalización. Tal fue el caso del que le tocó padecer a Carlos Elizaga, que vivió un año y diez días sin el suministro luego de que una vecina de su edificio denunciara olor a gas.

"Lo cortaron en febrero de 2015. La vecina llamó al gasista que figuraba en las expensas, que no se sabía si era gasista o plomero, y él llamó a Litoral Gas, que después vino a cortarlo. Estuve un año y diez días sin gas", cuenta este odontólogo de 34 años que vive con su esposa y su hija de menos de un año.

Las experiencias que se suscitarían en esos 375 días serían de las más variadas: "El otoño del año pasado no fue muy frío por suerte, usábamos el aire frío calor y abrigo. El momento más complicado era a la mañana, cuando te levantabas". Al usar todo eléctrico, se comenzaron a suceder los problemas: "Fue muy complicado cocinar todo con el anafe eléctrico, porque teníamos que hacer todo a la plancha. Por ejemplo, si queríamos comer fideos, hervíamos el agua en una pava eléctrica y la pasábamos a una olla en el anafe para no gastar tanta electricidad. Las instalaciones eléctricas tampoco eran las óptimas y nos saltaban los tapones de vez en cuando. He estado a las 12 de la noche tratando de arreglar el cableado", sumó.

Ellos tuvieron que cambiar todos los elementos cotidianos que funcionan a gas por microondas, anafe eléctrico, pava eléctrica y ducha eléctrica. "Todo eso consume muchísima electricidad. De hecho, si a la ducha le ponés un cable de diámetro chico, se recalienta y se derrite el enchufe: me pasó y tuve que ponerle un cable más grande. A eso hay que sumarle que no te podías bañar 15 minutos; tenías que hacerlo rápido para consumir lo menos posible porque gasta un montón", narró, además de comentar que él y su esposa cayeron varias veces en cama durante el invierno.

Si bien el problema ya está solucionado, opina que el inconveniente de los cortes preventivos, a pesar de ser necesarios, es su lenta resolución.

"Las administraciones, o no conocen el estado real de las instalaciones, o desconocen como están y miran para otro lado. Dependés de la disposición que tenga para trabajar el gasista, que hace de intermediario con Litoral Gas, y también de Litoral Gas". "Para las obras de readecuación, en total, tuve que gastar alrededor de 15.000 pesos: tres mil en mi departamento y el resto en el común de todo el edificio", concluyó.

Comentarios