Argentino de Rosario
Domingo 07 de Agosto de 2016

Un nuevo barrio que surgió tras un largo litigio

Tras dos años de litigio, el municipio y el club Argentino de Rosario llegaron a un acuerdo respecto al destino de unas 12 hectáreas en Sorrento al 1400.

El barrio conflictivo que Alvaro Ramírez vinculó a los hechos de vandalismo que padece desde hace un año el club Santa Teresita empezó a tomar impulso definitivo en octubre del año pasado. Tras dos años de litigio, el municipio y el club Argentino de Rosario llegaron a un acuerdo respecto al destino de unas 12 hectáreas en Sorrento al 1400.

Aquel entendimiento destrabó la culminación de dos complejos habitacionales en la zona norte y obras públicas clave: 170 viviendas, un destacamento policial, un centro de salud y un polideportivo.

A raíz del acuerdo, Argentino desocupó dos hectáreas de las 12 que ocupa su polideportivo sobre Sorrento. Eran tierras nacionales que los salaítos explotaban desde hace casi tres décadas.

A cambio, la Municipalidad se comprometió a financiar una serie de obras en el complejo deportivo a través del Plan Abre, junto a la provincia: mejoras en las canchas de fútbol y el cerco perimetral. Y gestiones para el sponsoreo del Banco Municipal para la camiseta del club.

Con la liberación de esas dos manzanas, se destrabó la culminación de dos complejos habitacionales: el que transformó el asentamiento precario de la comunidad Toba en Paso y Travesía y otro que se levantó en Sorrento al 1400.

Según explicó en su momento el titular del Servicio Público de la Vivienda, Raúl Alvarez, "son dos componentes del mismo plan que en su momento arrancaron las Madres de Plaza de Mayo a través del programa Sueños Compartidos".

Comentarios