Edición Impresa
Martes 13 de Mayo de 2014

Un narrador incorregible

Rubén Blades, que algo sabe de política, ejerce el poder a través de la palabra. El mismo lo dice en su show: no todo es dinero en la vida humana.

Rubén Blades, que algo sabe de política, ejerce el poder a través de la palabra. El mismo lo dice en su show: no todo es dinero en la vida humana. El panameño es, de la legión de los cantautores, el que puso a la narración en el punto más alto de la música. Por lo menos en la lengua española. Bob Dylan y Lou Reed podrían ser sus hermanos anglosajones. Por algo será que el rostro del autor de "Walk On The Wild Side" apareció por unos segundos en la pantalla gigante sobre el escenario. Es cierto, las canciones de Blades producen un efecto hipnotizador similar al que provocan los cuentos de García Márquez o de Rulfo, irradian la magia de un cuasi historiador extraoficial de una cultura predominantemente oral. Un grosso de verdad por su condición de cantante y de narrador único en su tipo, tanto en sus canciones como en los intervalos entre canción y canción. También, fue una experiencia única verlo en vivo y directo.
 

Comentarios