Edición Impresa
Jueves 03 de Septiembre de 2015

Un museo en peligro

Grabados, pinturas y escritos del artista libertario están en riesgo debido a las intensas lluvias. Lanzan un bono solidario.

“Lo que explicar no puedo es cómo encerrado en mi taller, en religioso silencio, con la tela en mi caballete y mis uvas o mis sandías o mis pescaditos sobre la mesa, me siento como ante los más bellos paisajes del mundo”, dijo el pintor, grabador y escritor Gustavo Cochet (Rosario, 1921 - Funes, 1979). Su taller, ubicado en Funes, es ahora un museo y alberga gran parte de su obra, de otros artistas y escritos inéditos. Hoy su paisaje es un tanto desolador, las últimas lluvias de agosto produjeron filtraciones que amenazan el patrimonio allí reunido. Por eso sus amigos, los amigos del museo, lanzan un bono solidario para obtener recursos y así evitar que el deterioro avance.
  Cochet nació el 6 de mayo de 1894 en Rosario. Fue el mayor de seis hijos de Victor Cochet, venido de Francia, un maestro rural en distintas localidades cercanas a Rosario, como Carlos Pellegrini o Maciel. Allí también el pintor pasó su infancia y primeros años de la adolescencia. A los 17 años se marchó de la casa paterna. Primero a Rosario, luego a Buenos Aires y finalmente a Europa, a la tierra de su padre francés, “con la convicción de que era allí donde encontraría satisfacción a su ya temprana firme decisión de ser pintor”, se advierte en la biografía que aparece publicada en el blog del museo (museocochet.blogspot.com.ar).
  En 1921 Cochet llega a París para cumplir con el servicio militar como hijo de francés. Allí toma contacto con un ambiente artístico convulsionado por la guerra que busca modos de representación acordes a una nueva sensibilidad moderna. Recuerda en su Diario de un Pintor: “A una feliz conjunción debo mi formación artística: Barcelona y París. En la primera me hice al trabajo, al sentido artesano del oficio; como, saturando mi cuerpo con la savia de los pinos, por la montaña, aprendí a amar la naturaleza. En París comprendí el sentido heroico. Allí la llama del ideal se incendió para mientras dure mi vida”.
  Cochet fue iniciado en su oficio de grabador por el artista catalán, amigo y compañero de ideas libertarias Pere Daura, recuerda María Eugenia Prece, seguidora de la vida y obra de Cochet, en un cuidado libro, Caprichos, editado por el Ministerio de Innovación y Cultura de Santa Fe que reúne aguafuertes del grabador datadas entre 1936 y 1938.
  Después de vivir más de veinte años entre París y Barcelona, exiliado por su participación militante en las filas libertarias en la lucha contra el fascismo en la Guerra Civil Española, en 1939, ya convertido en pintor, grabador y escritor vuelve repatriado a la Argentina.
  Cochet se instaló en los años 50 en el entonces pueblo de Funes donde vivió hasta su muerte en 1979. Un sector importante de su casa y taller luego se transformó en el museo.
  El Museo Cochet comenzó a funcionar en 2007 pero la idea de crearlo comenzó a gestarse en 1995. La idea empezó “cuando muere mi madre, Zulema, su nuera”, cuenta en diálogo con Más la nieta del pintor, Silvia.
  "Después que murió mi abuelo su esposa, Francisca, y su hijo Fernando, mi padre, y luego mi madre me tocó a mi hacerme cargo del «deseo» de muchos de los visitantes de la casa que me decían que debía convertirse en museo”.
  Pero el deseo, se sabe, es un tanto errante. Tras la muerte de su madre, Silvia se fue a vivir al sur del país y cada vez que volvía a Funes intentaba cumplir con ese sueño. “Ese patrimonio no podía quedar en el ámbito familiar, debía ser público”, recuerda convencida. Pasaron los 90 y no llegaron las respuestas del ámbito estatal.
  Mientras, los vecinos del pintor cuidaban la casa taller y ahí surgió la idea de crear una asociación para llevar adelante el proyecto del museo.
  “Se logró fundamentalmente con el trabajo de ellos haciendo empanadas, rifas, paellas donadas por el Centre Catalá, el apoyo de toda la comunidad de Funes, un subsidio de la provincia y ayuda municipal que permitieron la construcción de una galería que serviría de espacio de exposiciones e ingreso, trabajo realizado por la Universidad Nacional de Rosario. El 6 de mayo de 2007 se inauguró el museo”.
  El museo alberga óleos, grabados (xilografías y aguafuertes), dibujos y bocetos de Cochet. También obras que eran de su propia colección como Vanzo, Musto, Gambartes y Grela, Zapata Gollán, Supisiche, Planas Casas; y grabadores como Sergi, Audivert, Rebuffo. Hay cartas de amigos y artistas como Torres García, Barletta, Berni, Spilimbergo, y sus ensayos, la mayoría inéditos.
  La colección del museo muestra a las claras los vínculos, relaciones, pasiones, ideas y luchas de Cochet. “Él vuelve al pais  después de vivir más 20 años entre París y Barcelona, repatriado después de la Guerra Civil Española, donde jugó un papel como dirigente en la Federación Anarquista Ibérica (FAI) y en la Central Nacional de los Trabajadores (CNT). Su experiencia como miliciano antifascista impregnó su vida hasta sus últimos días”, explica Silvia. Por eso toda su biblioteca y sus escritos “refieren a temas vinculados al arte y la revolución, el artista y el compromiso revolucionario”, detalla Silvia.
  Sin fines de lucro, los objetivos del museo apuntan a difundir la obra de Cochet y conformar un espacio con actividades culturales y artísticas al servicio de la comunidad.
El presente
  El museo se mantiene con el aporte de los socios y con los recursos que se recaudan con actividades que se realizar para tal fin. "Desde el inventario y conservación de la obra hasta las tareas de limpieza, todo se hace con los integrantes de la asociación y artistas, restauradores, estudiantes  y museólogos que brindan su ayuda”, señala Silvia. Del ámbito estatal “sólo recibimos un aporte anual producto de una ley de apoyo a los museos provinciales, que significa una gran ayuda, pero como único ingreso es exiguo. Del municipio, nada más que ayudas puntuales cuando organizamos actividades concretas”, apunta la nieta del pintor.
  Hoy el edificio del museo “está en condiciones precarias —advierte—. La obra no tiene condiciones adecuadas ni de guarda ni de conservación. Y desde hace bastante tiempo, el techo de tejas presenta filtraciones. En las últimas lluvias (a principios de agosto), que fueron copiosas, fue imposible contener el agua, que entraba por debajo de las tejas, y se filtró por las uniones de las maderas”.
  Ante esta situación, vaciaron el desván donde guardaban obras, se suspendieron las actividades y se trasladó todo lo que se pudo a la galería de exposiciones para ponerlo a resguardo.
  “Decidimos en la urgencia sacar un bono contribución de 100 pesos. En la última jugada de septiembre en la Lotería Nacional se sortearán un óleo de pequeño formato y una xilografía de Gustavo Cochet y un óleo de Fernando Cochet”, explica Silvia.
  La solidaridad, esa por la cual luchó el pintor, seguramente tejerá una nueva trama para que el museo recobre su sentido.

Mi abuelo Gustavo

Dice y siente Silvia Cochet sobre Gustavo, su abuelo:
“Conocí a mi abuelo, él murió cuando yo tenia 23 años. Lo disfruté como abuelo y alcancé a valorarlo como artista aunque eso creció con el paso de los años, al poder dimensionar realmente quién fue, metiéndome entre sus cosas, revisando sus escritos, descubriendo toda una obra que, por el compromiso político que implicaba, había estado oculta.
  "El legado de Gustavo Cochet creo que se expresa en este, «su» museo. Construido por la gente de su pueblo, sostenido por voluntarios que vienen a trabajar los domingos y en su tiempo libre.
  "Aunque el decía «los museos son mausoleos, las obras de arte deberían estar en los sindicatos, en los ateneos y en las calles», ¡le transformamos su casa en museo! Pero seguramente estaría de acuerdo”.

El bono

El bono solidario para recaudar fondos con el objetivo de poner en condiciones el edificio que alberga la colección Cochet está a disposición en el museo (avenida Rosario y Cochet, Funes), los martes y jueves, de 10 a 12, y los domingos, de 16 a 18. En esos días y horarios, los interesados también pueden comunicarse a los teléfonos 4931228 y 4937610. También se pueden contactar a través del correo electrónico museocochet@hotmail.com o a través de la página en Facebook del museo.

Comentarios