La ciudad
Domingo 27 de Noviembre de 2016

Un mismo DNI complicó la vida de una mujer

Entre otros problemas, casi pierde su jubilación. Cuando Rosa Lipinski presenta su documento, surge el nombre de José Zabala.

Ser o no ser. Una interrogación célebre pero también una peripecia. La de Rosa Lipinski cada vez que presenta su documento de identidad en algún trámite y sale el nombre de José Zabala.

   El hecho no es inédito y hasta se presume sencillo y sin rango noticioso, pero tiene lo suyo. Por la confusión, la mujer casi no se jubila, desistió de hacer operaciones on line y hasta debe dar explicaciones muy frecuentemente para aclarar el tema. En el Registro Civil aseguran que abundan estos reclamos, mientras que su DNI homónimo le puso una sonrisa al tema : "Que la señora se quede tranquila, tengo una trayectoria impecable", dijo a La Capital, desde Buenos Aires.

   Cuando llegó el momento de jubilarse, Lipinski llevó una carpeta prolija a la Ansés, de Rioja y Sarmiento, y comenzó el tiempo de descuento. Sus conocidos iban celebrando el beneficio, pero ella no tenía noticias. Fatigó las oficinas y la página web de la institución durante meses, hasta que la angustia la impulsó a buscar alternativas y llamó al 130 tantas veces hasta que alguien tuvo consideración y le dio un dato.

   "Me dijo que mi expediente ya estaba en el archivo", contó Lipinski y relató la dimensión de su sorpresa. Habían pasado dos años y decidió viajar a esa oficina de Ansés en Capital Federal. "Ahí me atendieron muy bien, nada que ver con antes, me llamó la atención porque demoraron y volvieron con un expediente que tenía como cinco centímetros de alto", relató. Como no podía retirarlo, copió con paciencia los datos relevantes y ahí llegó otra vez el asombro.

   "Figuraba que ya tenía adjudicado un beneficio jubilatorio, que era el trámite de un autónomo y que había sido ex combatiente de Malvinas, es decir todos los datos del documento masculino con mi mismo número, pero mezclados, también estaban sus antecedentes laborales. ¿Se entiende? La versión femenina y masculina en un expediente", graficó.

   A partir de ese momento tuvo que poner toda su energía en resolver "las inconsistencias" como dijo que llamaron desde el organismo público a su carpeta. La diligencia ameritó otros viajes y la recopilación de todos los datos aportados para construir un nuevo expediente. Cuando todo terminó habían pasado casi tres años y se jubiló con la convicción de que el azar y su investigación lo hicieron posible.

   "Si no viajaba, el expediente jamás se hubiera movido, no lo iban a encontrar nunca", dijo sobre el más serio de los contratiempos que le causó tener un documento muletto. Y señaló que tal vez su experiencia pueda servir de advertencia a otras personas. "Me complicaron la vida y supongo que a muchos ciudadanos les debe pasar lo mismo", aseguró Lipinski en una carta de lectores en el diario donde detalló la saga de sus desventuras.

   "Cuando compro en un súper y pido entrega a domicilio, salen los datos del señor que vive en Capital Federal y haciendo el trámite en un banco de Rosario encuentro que él también tiene cuenta. Todo es muy complicado; hay que explicar cada vez el motivo de la dualidad, que ocasiona trabas y dudas para los que no están enterados del tema", relató.

   "Ya me resigné", dijo Rosa que hasta intercambió misivas con otros lectores del diario que compra hace 30 años, quienes intentaron explicar el asunto. Además dijo que siempre trabajó como administrativa, a la par de los contadores, en varias empresas de Rosario, "siempre buscando mejorar sus ingresos hasta jubilarme con la categoría más alta en Empleados de Comercio", relató. Y dijo que no fue la única carta de lectores; le gusta señalar aspectos de la comunidad como una forma de participar. Así escribió sobre la falta de respeto que significan las colas que deben hacer los jubilados, el destrato de algunos empleados públicos o de distintos servicios públicos. "Me mimetizo con los problemas de la gente", aseguró.

   ¿Falta de atención en la carga de datos? ¿Falta de previsión en el sistema informático? ¿Distintas bases de datos en organismos oficiales? ¿Dónde se generan las "inconsistencias" que le enredaron la vida a Rosa Lipinski? ¿Por qué en su caso se complejizó de manera especial? "Consulté al Registro Nacional de las Personas y dijeron no hay ninguna solución", comentó la mujer.

Reclamos. "Hay muchísimos reclamos de ese tipo", dijo Eva Serrano desde el Registro Civil de Salta 2752. Pero a diferencia del concejo recibido por Lipinski, dijo que el problema tiene solución. "Debe realizar un reclamo en forma personal o pedir una certificación de datos", aconsejó y sostuvo que es frecuente en personas de más edad y que a partir del número de documento 10 millones ya no surgen estos inconvenientes.

   Hombres y mujeres tuvieron Libreta de Enrolamiento y Cívica a partir de distintas fechas, 1905 y 1947, de modo que durante un extenso tramo de tiempo hubo numeración paralela. Cuando en 1968 ambas se unifican en un único DNI, la opción fue anteponer las letras F y M para distinguir a los números otorgados hasta ese momento. A partir de entonces los números fueron correlativos.

Su otro yo. "Que la señora se quede tranquila, tengo una trayectoria impecable", dijo desde Capital Federal, José Zabala, poniendo un sesgo de humor al tema que lo sorprendió ya que el problema no funcionó a la inversa, jamás supo de Lipinski. En su opinión se trata de dificultades en los sistemas informáticos. "Algunos no cargan las letras F o M que harían la distinción", especuló y atribuyó el asunto a la organización de las bases de datos de diferentes empresas y organismos del Estado.

   "A mi nunca me apareció ese problema y eso que me muevo mucho a través de internet, pero se ve que en sitios donde está previsto tildar femenino o masculino", explicó. Y cerró de modo contundente: "Trasmita a la señora que (a pesar de la confusión) tuvo una suerte muy grande ya que soy una persona de un legajo realmente intachable".

Comentarios