Edición Impresa
Miércoles 24 de Noviembre de 2010

Un ministro con reacción lenta

A diferencia de Fernando de la Rúa, al ministro de Obras Públicas de la provincia, Hugo Storero, le cuesta dar buenas noticias. Es que hace un mes que está pendiente de confirmación si en el presupuesto de 2011 están aseguradas las partidas para importantes obras en la zona del cordón industrial.

A diferencia de Fernando de la Rúa, al ministro de Obras Públicas de la provincia, Hugo Storero, le cuesta dar buenas noticias. Es que hace un mes que está pendiente de confirmación si en el presupuesto de 2011 están aseguradas las partidas para importantes obras en la zona del cordón industrial. Se trata de trabajos que permitirán aliviar la congestión de camiones en los accesos a las cerealeras de la zona de Puerto San Martín. El proyecto fue de las propias empresas, que incluso hicieron una propuesta para contribuir a costear las obras. Ahora resta que la provincia las ponga en marcha, y que el ministro lo anuncie. Pero cuesta sacarle un dato. ¿Lo guardará para las fiestas?

Una bromita inocente

Twitter es una fuente de información inagotable. El problema es que no todo lo que se escribe ahí, en 140 caracteres, es cierto, y si uno lo cree ciegamente puede sufrir más de un dolor de cabeza. Pasó cuando María Fernanda Rey, la conductora de la mañana de la FM del Siglo, posteó, como quien no quiere la cosa, esta frase: "Estoy embarazada". La buena nueva, buenísima por cierto, corrió como reguero de pólvora. Hubo felicitaciones, besos y abrazos, virtuales, por supuesto. Apresurados, también, porque la blonda locutora rápidamente advirtió que era un "chiste". Una bromita inocente.

Un periodista que está más distraído

De un tiempo a esta parte Ariel Bulsicco está más distraído que de costumbre. Aunque se esfuerza, le pone ganas y hace todo lo que tiene que hacer, hay cositas que se le escapan. Sin ir más lejos, hace unos días en "Dos tipos audaces" le fue imposible cumplir la promesa que le había hecho a su coequiper, el Indio Luque. Le había asegurado que llevaría el nuevo disco de Shakira para pasarlo al aire y así contrarrestrar la sobredosis de rock que pone su socio. Se quedó con las ganas, porque la caja la llevó pero el disco no. Cuando el Pala, el operador de LT8, lo probó se sorprendió al ver que la música era de Coldplay. Sí, la banda inglesa. ¡Qué cabecita...!

Comentarios