La ciudad
Domingo 31 de Julio de 2016

Un micro apedreado y dos líneas a las que les suspendieron recorridos

El transporte de Rosario encierra riesgos permanentes. Y, en los últimas días, hubo muestras suficientes. El miércoles por la noche, una niña de 7 años terminó con heridas leves debido a que desconocidos apedrearon el colectivo y rompieron los vidrios, provocándole lastimaduras de poca consideración. Según la descripción policial, el tenso suceso se produjo sobre el interno 191 de la línea 110, alrededor de las 20, en la zona de Garay y Rodríguez.

Por otro lado, la semana que pasó puso en evidencia los robos que sufren distintas unidades en determinadas zonas de la ciudad. En este sentido, la Municipalidad optó por suspender la prestación de algunos servicios luego de un pedido gremial. No obstante, los vecinos dieron cuenta a través de denuncias altisonantes del perjuicio causado y la Intendencia debió reponer los traslados que se habían retirado.

Sólo durante el día. Una reunión entre vecinos, autoridades provinciales y municipales, y representantes de la Unión Tranviarios Automotor acordó el pasado 21 de julio que vuelvan a circular las líneas 121 y 123 por el barrio Bella Vista, aunque sólo entre las 6 y las 19, como en algunos casos ya se venía realizando. Así, se dispuso también la realización de operativos de seguridad para garantizar la prestación del servicio a los choferes.

El cónclave tuvo lugar el jueves de la semana pasada en la Vecinal Bella Vista Oeste y casi inmediatamente retornaron los robos y amedrentamientos en los coches contra choferes y pasajeros, incluso a plena luz del día.

Comentarios