Edición Impresa
Lunes 05 de Octubre de 2015

Un menú de ofertas disidentes

A 21 días de las elecciones generales, y sin la participación de Daniel Scioli (FpV), el favorito según todas las encuestas, los argentinos fueron testigos anoche del primer debate entre los candidatos a la Presidencia.

A 21 días de las elecciones generales, y sin la participación de Daniel Scioli (FpV), el favorito según todas las encuestas, los argentinos fueron testigos anoche del primer debate entre los candidatos a la Presidencia.
  El marco cuidado que buscó garantizar las exposiciones individuales por sobre los roces y el equilibrio de las performances pareció, paradójicamente, restar espontaneidad. Y la cita se redujo a la exposición de un menú de propuestas de la oposición.
  Mauricio Macri (Cambiemos) procuró capitalizar la ausencia de su rival directo, aludió a “la Argentina que viene” y puso énfasis en la herencia del kirchnerismo.
  Sergio Massa (UNA) aprovechó el tiempo para desgranar proyectos y diferenciarse de Macri y Scioli, además de tantear coincidencias con Margarita Stolbizer (Progresistas) y Adolfo Rodríguez Saá (Compromiso Federal). Al jefe de Gobierno porteño le reprochó la no conformación de una alianza y buscó un golpe de efecto con los segundos de silencio por la ausencia de Scioli.
   Stolbizer repasó iniciativas en insistió con los paralelismos existentes entre el kirchnerismo y el PRO respecto del manejo del Estado y sus recursos. Y cuestionó a Massa por sus políticas de seguridad.
  En sintonía con su eje de campaña, Nicolás del Caño (FIT), debutante en la carrera presidencial, habló del ajuste que pretenden aplicar los principales candidatos a la Casa Rosada: Scioli, Macri y Massa.
  Rodríguez Saá, a su turno, reivindicó el modelo San Luis y fustigó a Scioli, Macri o Massa por considerar que no tienen un plan de gestión.
  La convocatoria concluyó sin sobresaltos. En la previa, los politólogos vaticinaron que el debate influirá poco y nada en la voluntad del electorado, un análisis que seguramente Scioli también consideró al momento de decidir el faltazo. El votante tiene ahora la palabra.

Comentarios