Ni una menos
Martes 25 de Octubre de 2016

Un matarife fusiló a su esposa y se suicidó

Un matarife asesinó ayer de un escopetazo en la cabeza a su esposa y luego se suicidó de un disparo en la frente en el interior de su casa de la ciudad bonaerense de Chascomús.

Un matarife asesinó ayer de un escopetazo en la cabeza a su esposa y luego se suicidó de un disparo en la frente en el interior de su casa de la ciudad bonaerense de Chascomús.

El hecho se registró a la tarde, a pocas cuadras de la Autovía 2 y la terminal ferroautomotora de esa ciudad del centro-este de la provincia de Buenos Aires.

En esa propiedad residía el matrimonio compuesto por Jorge Arocena (56) y María Monserrat (53). Alrededor de las 14.30 una hija de la pareja llegó a la vivienda y encontró a su madre muerta sobre la cama y a los pies de la misma a su padre que yacía malherido en el suelo y con una escopeta recortada y sin culata en su poder.

"La hija, que vive en la misma casa, salió a llevar a su hijo a la escuela y cuando regresó se encontró a sus padres ensangrentados, por lo que salió a pedir auxilio a los vecinos y a la Policía", describió un jefe policial.

Los médicos de emergencias que llegaron a la vivienda constataron la muerte de Monserrat y que Arocena aún tenía signos vitales, por lo que lo trasladaron de urgencia hasta el hospital municipal local.

El hombre, que trabajaba en un matadero de la vecina localidad de General Belgrano, ingresó al centro asistencial en gravísimo estado ya que presentaba una herida de arma de fuego en la región frontal, con orificio de entrada y de salida. El paciente alcanzó a ser asistido pero su estado era prácticamente irreversible y murió una hora y media después.

Fuentes judiciales explicaron que no se había constatado que existiesen denuncias previas por violencia de género pero que sí existía un expediente en curso en la Justicia de Paz local a raíz de algunos problemas de convivencia aun no determinados pero que, en principio, no llegaron a constituir un delito.

Sin embargo, los pesquisas policiales recabaron en las últimas horas una serie de datos que los llevan a sospechar de posibles antecedentes de violencia doméstica, añadió un investigador consultado que aclaró que esa circunstancia la determinará posteriormente la Justicia.

Por ello, los investigadores judiciales aguardaban poder obtener más elementos de la testimonial de la hija del matrimonio que se extendía anoche.

Los informantes señalaron que Monserrat padecía problemas psiquiátricos y que a raíz de ello había estado internada durante un tiempo en una clínica privada, y que fue el propio Arocena quien la acompañó en su reciente regreso a su casa.

Comentarios