Edición Impresa
Sábado 18 de Septiembre de 2010

Un llamado para que la educación sea para todos

Desde el martes pasado circula en la web el II Pronunciamiento Latinoamericano por una Educación para Todos. El documento es el resultado del trabajo colectivo y de reflexión que desde hace un buen tiempo moviliza a educadores de la región. La intención es en un llamado a estudiarlo, promoverlo, debatirlo y adherir al mismo.

Desde el martes pasado circula en la web el II Pronunciamiento Latinoamericano por una Educación para Todos. El documento es el resultado del trabajo colectivo y de reflexión que desde hace un buen tiempo moviliza a educadores de la región. La intención es en un llamado a estudiarlo, promoverlo, debatirlo y adherir al mismo. El pedido es simple y ambicioso: que los Estados se comprometan con el derecho al aprendizaje.

Para entender de qué se trata este llamado, hay que saber que el primer Pronunciamiento se escribió en Dakar, en 2000, durante el Foro Mundial de la Educación (organizado por el Banco Mundial, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Fnuap), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Unesco y Unicef). Ese foro tenía como objetivo presentar la evaluación de lo realizado durante la década de 1990, dentro de la iniciativa mundial y metas acordadas Jomtien (Tailandia), en 1990. En realidad aquella reunión cumbre lo que hizo fue constatar que las metas no se habían cumplido, y por tanto se aplazaron para 2015.

Fue en ese encuentro de Dakar (Senegal), donde un grupo de educadores latinoamericanos advirtieron sobre lo que luego se mostraría como una costumbre a la hora de acordar objetivos: postergar las metas. Lo hicieron a través del Pronunciamiento Latinoamericano, cuya redacción estuvo a cargo de Pablo Latapí (México), Sylvia Schmelkes (México) y Rosa María Torres (Ecuador). No tardó mucho tiempo para que ese documento circulara y sumara más de un millón de adherentes en todo el mundo.

Nuevo texto

Ahora del 8 al 11 de septiembre, un grupo de educadores (que integran una red con gran desarrollo y es conocida como Comunidad E-ducativa) se reunió en Buenos Aires para ratificar los principios de aquel texto y actualizarlo con nuevos postulados, ya enriquecidos en largos debates construidos entre los miembros de esta comunidad.

El documento se terminó de escribir el 11 de septiembre pasado. Puede leerse en http://www.scribd.com/doc/37461140 y adherir a través del correo: pronunciamiento.2010@yahoo.com Vale la pena leerlo, analizarlo y como dicen sus impulsores promover el debate a partir de su contenido.

El texto reúne principios que se consideran "deberían orientar tanto la teoría como la praxis educacional en la región en los próximos años, sin ignorar obviamente la gran heterogeneidad de los países y al interior de estos". Entre esos postulados se afirma que la educación sola no puede. "Los problemas no se explican ni se resuelven exclusivamente desde lo educativo, sino desde una política económica y social responsable del bienestar de las mayorías", afirman para resaltar lo que bien conocen los maestros y es que "las instituciones educativas no pueden resolver solas problemas sociales como la pobreza, el hambre, la fragmentación familiar, las adicciones, la violencia, etcétera". Y recuerdan que "la constatación de que a mayor pobreza corresponde mayor fracaso escolar es bien conocida y ha sido abundantemente investigada", por lo que sería conveniente no seguir investigando sobre lo que ya se sabe sino más bien "actuar consecuentemente, distribuyendo con justicia los bienes de que disponemos".

Cuestión de derecho

Otro de los temas donde se pone el acento es en el derecho a la educación. "Denunciamos el incumplimiento de este derecho, sin cuya vigencia no es posible imaginar existencia individual y colectiva digna ni el disfrute de los demás derechos reconocidos", se lee en el texto, también que "respetar el derecho a la educación implica mucho más que matricular a niños y niñas en la escuela, objetivo que ya ha sido logrado en la mayoría de nuestros países".

Además se refieren al magisterio: "Ante la pertinaz desvalorización de la profesión docente y de los educadores por parte de la sociedad y secundada por los medios, reafirmamos que los educadores constituyen la columna vertebral de nuestros sistemas educativos. Y hacemos un llamado a parar la campaña de desprestigio y alentar, por el contrario, el reconocimiento social a su labor. No hay tecnología capaz de superar la acción de un buen educador".

El Pronunciamiento rescata "la centralidad de lo pedagógico" del trabajo de enseñar. "De nada sirve una gran infraestructura y un magnífico equipamiento sin proyecto pedagógico y sin sujetos y relaciones capaces de encarnarlo", añaden. También figuran entre los principios a atender "el sentido de la educación y la construcción de ciudadanía", "las tecnologías", "los medios de comunicación y la educación" y "el financiamiento".

En el documento se asegura que "estas reflexiones y propuestas de acción se nutren de una prolongada experiencia de ver a los sistemas educativos expuestos a frecuentes vaivenes que responden a cambios de gobierno o de administración antes que a cambios necesarios y fundamentados". Apuntan así a no perder de vista lo que definen "una alianza con el pueblo". Una alianza que resulte "garante de la continuidad de la acción educativa, de cuya voz, organización y fuerza depende la conquista efectiva del derecho a la educación, sujeto merecedor de todo esfuerzo en favor no sólo de una educación mejor sino de otra educación".



 

Comentarios