Edición Impresa
Sábado 07 de Mayo de 2011

Un libro que invita a pensar en la escuela plural

La educadora rosarina María José Borsani indaga en cuatro historias escolares para ofrecer estrategias inclusivas. Propuestas para el debate.

Cuatro historias recogen los recorridos escolares de chicos con distintas necesidades educativas especiales (NEE) y que muestran las posibilidades de pensar en una educación plural. Y en esta idea no escapa el nuevo desafío de hacer una escuela secundaria obligatoria y de calidad. Se trata del libro "Construir un aula inclusiva. Estrategias e intervenciones" (Editorial Paidós), de María José Borsani. La obra está pensada para docentes, padres y profesionales de la salud y la educación.

Borsani es terapista ocupacional en salud mental por la Universidad Nacional de Rosario (UNR). También maestra especializada en educación diferenciada. Es miembro fundador y coordinadora del equipo interdisciplinario del Instituto de Pedagogía Clínica de Rosario. Actualmente se dedica a la clínica de los problemas de aprendizaje y al estudio y difusión de programas de integración escolar de niños y adolescentes con NEE.

Aún no hay fecha de presentación de "Construir un aula inclusiva" en Rosario, sin embargo ya se difundió en la Feria del Libro de Buenos Aires. "Son cuatro historias personales, de las que me interesa rescatar la subjetividad de las mismas, que tienen a la vez un trasfondo de otras historias de muchos alumnos que en algún momento, la escuela no ha podido o no ha sabido darles un lugar para que estuvieran dentro de sus claustros", relata la educadora sobre el dato principal que da pie al libro.

Es a través de estas cuatro historias que la autora busca demostrar "cómo algunas instituciones han podido ubicarse con dificultad, con idas y venidas, pero construyendo la posibilidad de un aula plural". Aquí la educadora hace un paréntesis para aclarar que las historias pertenecen a chicos con distintas NEE, pero que "el libro no habla de la discapacidad en la escuela sino fundamentalmente de cómo puede dar respuesta a una necesidad educativa".

Para reflexionar.

Para Borsani es clave que este planteo se haga buscando rescatar más el lado de las oportunidades que de los obstáculos que suelen plantearse desde las instituciones: "Muchas veces cuando se habla de exclusión o de imposibilidad lo que se está remarcando es el no poder. Creo que hay que rescatar todas aquellas instancias en las que se puede".

En esta línea, las historias recogidas en el libro no están propuestas como anécdotas —explica Borsani—, sino como instancias para reflexionar, donde se ofrece una fundamentación teórica, científica de los hechos. "Es un libro teórico y práctico, en cada capítulo hay conceptualizaciones teóricas que de alguna manera dan la razón a los movimientos que se dieron en las instituciones", agrega. El libro contiene en este sentido apartados sobre, por ejemplo, las adaptaciones curriculares realizadas para facilitar en cada caso los aprendizajes de los chicos.

Secundario obligatorio.

El cuatro capítulo del libro está destinado a un tema clave de estos días y que durante mucho tiempo más se mantendrá abierta la agenda de los debates educativos: el secundario obligatorio. "La obligatoriedad del secundario invita a pensar la institución escolar, sobre todo si se recuerda que ésta fue generada desde un paradigma de la modernidad donde accedían sólo algunos alumnos. Ahora es distinto: tenemos universalidad y obligatoriedad en la secundaria", considera.

La autora de "Construir un aula inclusiva", libro que pertenece a la colección Voces de la Educación de Paidós, opina que "la secundaria se tiene que poder mirar internamente y de alguna manera preguntar por el alumno que llega a sus aulas, cómo le va a dar respuestas". "No es el alumno de Juvenilia (obra de Miguel Cané) —agrega— es el adolescente de la posmodernidad; y cuando habla de universalidad hablo de que van a llegar (y ya llegan) alumnos que son los primeros de su generación familiar en acceder a este nivel".

La autora expresa además que al debate de la inclusión de los adolescentes en la enseñanza obligatoria, hay que sumar de manera unida el de la calidad de los aprendizajes. "Tiene ser una escuela secundaria obligatoria de calidad, con trayectos particulares pensados en función de los alumnos que tenemos, porque tienen los mismos derechos aquellos que terminarán y seguirán estudios superiores quizás en el exterior, como los que irán a trabajar".

Así planteado el contenido de la obra de Borsani, bien puede ser leída y consultada por docentes de todos los niveles y modalidades de la enseñanza, como también fonoaudiólogos, psicólogos, y "quienes se sientan convocados en pensar, que luego de la familia, la escuela es un lugar de excelencia". En definitiva, ofrece "muchas estrategias y recursos que exceden a lo escolar".

Comentarios