Edición Impresa
Miércoles 01 de Diciembre de 2010

Un libro que casi desnuda a su autora

"Los muertos de mi placard", el último libro de la popular peridista rosarina Valeria Schapira, está dando mucho que hablar. Y no sólo por la tapa en la que se ve a la periodista como Dios la trajo al mundo...

"Los muertos de mi placard", el último libro de la popular peridista rosarina Valeria Schapira, está dando mucho que hablar. Y no sólo por la tapa en la que se ve a la periodista como Dios la trajo al mundo, sino porque los textos hacen referencia a prototipos de caballeros que pasaron por la vida de esta dama, pero que bien podrían ser el ex de cualquier señora o señorita. Más de una mujer que lo ha leído juró sentirse identificada con las situaciones relatadas por Shapira. Y peor aún, hay quienes creen haber detectado en forma fehaciente, en algún capítulo, a un ex novio o actual pareja. Es que Rosario es tan chico...

La periodista que sufre on line

Todos saben de la pasión que Susana Rueda siente por Rosario Central. Una clara muestra de este amor incondicional fue revelada en la noche del sábado, cuando la periodista, en pleno partido frente a Unión de Santa Fe, comentaba las alternativas del encuentro con varias amigas en Facebook. Allí gritó, sufrió, alentó, y hasta pidió un pequeño milagro que minutos después le fue concedido. GOOOOOOOOOOL escribió la conductora del programa de tele "Bien Temprano", descargando el sufrimiento de 90 minutos. Y prometió festejar con grappa helada junto a las chicas y reencontrarse on line en el próximo partido. ¡No vaya a ser que se rompa la cábala!

La mejor definición para un papelón

Fue muy difícil para los comentaristas deportivos de Rosario tratar de explicarles a sus oyentes lo que estaba mostrando Central en el primer tiempo de su excursión a Santa Fe. Tan pobre era lo que mostraba el equipo que fue un desafío plasmarlo con precisión. Por supuesto que hubo buenas descripciones, pero quizás la de Claudio Giglioni fue la más apropiada. Dijo: "Si esto pasa en un partido entre dos equipos de barrio, los que van ganando agarran la pelota y les dicen a los otros: che, si no tienen ganas de jugar nos vamos".

Comentarios