Policiales
Martes 23 de Agosto de 2016

Un juez fue amenazado desde una cárcel y apuntan a "Guille" Cantero

Edgardo Fertitta, quien tramita el juicio oral a Los Monos, denunció haber recibido llamados intimidantes. Se investiga.

El juez que tramita el juicio oral a la banda de Los Monos denunció haber sido amenazado por el sindicado como jefe Ariel Máximo "Guille" Cantero a través de un llamado telefónico desde la cárcel federal de Rawson. Se trata de Edgardo Fertitta, quien la semana pasada rechazó un pedido de Cantero y su socio Emanuel Chamorro, preso en Ezeiza, para ser trasladados a una cárcel santafesina.

"Decile al juez que se meta el traslado donde ya sabe. Que lo voy a matar", dijo el interlocutor que llamó al juzgado y se identificó como "Cantero" tras ser atendido por una empleada. El magistrado realizó la denuncia ante un fiscal que ya constató la existencia de una llamada procedente de Rawson.

Identificadas. El incidente ocurrió el viernes a última hora aunque tomó estado público ayer. Según dio a conocer el Poder Judicial a través de un comunicado, ese día se recibieron dos llamadas identificadas como "provenientes de un establecimiento penitenciario" en el juzgado de Sentencia Nº 7 a cargo de Fertitta. En ambos casos fueron atendidas por una empleada y el interlocutor se identificó como "Cantero". Guille está preso en Rawson desde enero a raíz de una causa federal por narcotráfico.

La primera comunicación se registró a las 12.35. La empleada contestó que el juez no estaba y el interlocutor dijo que volvería a llamar. La siguiente se produjo a las 12.40, a pocos minutos del cierre de la atención al público en ese juzgado del segundo piso de los Tribunales provinciales. La empleada volvió a decir que el juez no se encontraba y entonces quien se identificó como Cantero transmitió el mensaje amenazante dirigido al juez. Según refirió una fuente judicial habló tranquilo y con voz pausada.

Sin perder tiempo, Fertitta cruzó la calle hasta la sede del Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Montevideo 1968. A las 13 denunció lo ocurrido ante el fiscal de Flagrancia en turno, José Luis Caterina.

De oficio. La Fiscalía abrió de oficio un legajo por amenazas. Allí constan el testimonio del juez y un informe del secretario del juzgado que da cuenta de la situación registrada allí minutos antes, en medio de la conmoción de los empleados. En esa causa Guille aparece denunciado aunque no está imputado. Sus defensores Carlos Varela, Adrián Martínez y Fausto Yrure tomaron conocimiento de la denuncia ayer, a través de las redes sociales. Anunciaron que en estos días se van a interiorizar sobre el tema.

La denuncia encontró respaldo en evidencia material ya que al día siguiente, a través de una entidad nacional de seguimiento de comunicaciones, se constató la existencia de una llamada entrante al juzgado con el prefijo de Rawson. Resta determinar si, como todo parece indicar, ese número pertenece a la cárcel.

Y, en ese caso, si "Guille" efectuó llamados desde la prisión el viernes al mediodía. Según trascendió, el llamado no fue realizado a través del conmutador de Tribunales sino que ingresó a un teléfono directo del juzgado de Sentencia.

El comunicado oficial revela que esta no era la primera vez que Cantero llamaba al juzgado. "Se recibieron en fechas previas múltiples comunicaciones provenientes de establecimientos penitenciarios" de personas que se identificaron como Cantero o Chamorro. Ante esos contactos el juez "no dio curso a ningún pedido" y expresó que cualquier planteo lo canalizaran a través de sus abogados.

Reacción. El mensaje intimidatorio fue considerado una reacción ante el reciente rechazo de un pedido de traslado que efectuaron ambos detenidos. Cantero está procesado como jefe de una asociación ilícita y por el crimen del bolichero Diego Demarre en mayo de 2013. Chamorro, a la espera de juicio como miembro de la banda y por su participación en el homicidio.

Ambos afrontan, además, una causa federal por narcotráfico luego de que fueran procesados en diciembre pasado por dirigir una banda narco con una veintena de integrantes, tras un operativo realizado un mes antes con 600 kilos de marihuana incautados y el hallazgo de una cocina de cocaína.

Itinerario. En enero Cantero y Chamorro fueron trasladados a cárceles federales. Ocurrió luego de que el Ministerio de Seguridad de la provincia denunciara supuestas maniobras para provocar una fuga de integrantes de Los Monos de la prisión de Piñero. Desde allí fueron derivados a Ezeiza.

A los cuatro días a Guille lo trasladaron a la Unidad Nº 6 de Rawson y a Chamorro a la Nº 9 de Neuquén. Disconformes, los dos tramitaron ante el juez federal de Rosario Marcelo Bailaque su retorno a una cárcel más cercana y el magistrado dispuso que los alojaran en Ezeiza, Marcos Paz o Buenos Aires. Sin embargo, cuando obtuvieron ese permiso Chamorro viajó a Ezeiza pero Cantero prefirió quedarse en el sur.

La última gestión, según fuentes judiciales, la realizaron días atrás ante el juez Fertitta. Pidieron ser remitidos nuevamente a una cárcel de la provincia de Santa Fe. Pero el magistrado denegó el pedido porque el Servicio Penitenciario indicó que no contaba con lugar para recibirlos. La decisión fue notificada a los interesados la semana pasada.

Trámite. Fertitta es el juez que está a cargo del trámite previo al juicio oral que prepara la Justicia provincial para la banda de Los Monos. Los acusados son más de veinte civiles y uniformados procesados en la causa por asociación ilícita que investigó el juez Juan Carlos Vienna a partir del crimen de Martín "Fantasma" Paz en septiembre de 2012. Guille está procesado como jefe de la banda al igual que su padre, Ariel o "El Viejo". Chamorro, como uno de sus lugartenientes.

Al mismo tiempo los dos están a la espera de juicio por el crimen de Diego "Tarta" Demarre, el dueño del boliche donde un día antes habían matado a Claudio "Pájaro" Cantero, hermano mayor de Guille. Este último está acusado como autor material y Chamorro como partícipe. Este caso, encuadrado como homicidio agravado por el uso de arma, se tramitará en un mismo juicio junto con el resto de la banda.

Polémica. Como se ocupa de preparar las audiencias y recopilar la prueba, Fertitta no integrará el tribunal que dictará sentencia en esas causas. En agosto del año pasado el magistrado supervisó el polémico juicio abreviado que aplicaba penas atenuadas a Cantero y Chamorro por el crimen de Demarre. Junto a sus pares de Sentencia José Luis Mascali y Julio Kesuani, rechazó ese acuerdo, que luego fue considerado inadmisible y dejó a ambos acusados a la espera del juicio oral.

Comentarios