Policiales
Jueves 25 de Agosto de 2016

Un joven fue herido de cuatro disparos

Fue otra madrugada de pibes que corren y balas que hieren en el barrio de La Carne. Ocurrió en Bermúdez al 6600, a las 0.30 de ayer, cuando los vecinos escucharon varias detonaciones y advirtieron que un par de jóvenes del barrio huían como endemoniados. Uno de ellos, Carlos Francisco S., había recibido la descarga de un arma de fuego. Tenía una herida en el brazo izquierdo, dos en el glúteo derecho y un cuarto impacto en el tobillo derecho, con orificio de entrada y salida, pero igual corrió casi 100 metros hasta lograr refugiarse. Fue trasladado al Hospital Roque Sáenz Peña donde quedó internado en estado reservado. La víctima, de 21 años, le dijo a la policía que no conocía a sus agresores.

Fue otra madrugada de pibes que corren y balas que hieren en el barrio de La Carne. Ocurrió en Bermúdez al 6600, a las 0.30 de ayer, cuando los vecinos escucharon varias detonaciones y advirtieron que un par de jóvenes del barrio huían como endemoniados. Uno de ellos, Carlos Francisco S., había recibido la descarga de un arma de fuego. Tenía una herida en el brazo izquierdo, dos en el glúteo derecho y un cuarto impacto en el tobillo derecho, con orificio de entrada y salida, pero igual corrió casi 100 metros hasta lograr refugiarse. Fue trasladado al Hospital Roque Sáenz Peña donde quedó internado en estado reservado. La víctima, de 21 años, le dijo a la policía que no conocía a sus agresores.

En Bermúdez y Malquiades Salvá los vecinos tienen miedo. Y saben por qué. "Estos pibes son muy locos. Capaz que vos los miraste mal o les dijiste algo, ni hablar de enfrentarlos, y vienen y te balean tu casa. O como le pasó a un vecino al que le reventaron a tiros el auto. Son muy peligrosos", comentó un vecino de la zona que, como es obvio, pidió reserva de su identidad.

Los residentes no se animan a hablar pero dan pautas del poderío de fuego de los muchachos de la zona. La seña de una vecina es que tienen al menos una pistola ametralladora. En esa esquina fue baleado

Zona de inquietud. La violencia y prepotencia de los balazos es común, según los vecinos. Todo pasa a la vista de todos, en una barriada pobre donde las víctimas eligen cerrar los ojos y que la vida continúe.

Según se pudo reconstruir del escueto relato de vecinos de la zona, pasada la medianoche del martes Carlos Francisco S. estaba en Bermúdez al 6600 con otro muchacho cuando aparecieron varios jóvenes que al verlos comenzaron a dispararles.

Algunos vecinos indicaron que los agresores iban en una moto. Otros agregaron que la actitud de quienes dispararon fue defensiva, es decir que antes de tirarles fueron agredidos. Lo concreto es que el herido intentó correr hasta su casa de Lozzia al 6600. Tomó por Salvá hacia calle 529 y allí fue auxiliado por un vecino que lo llevó en un vehículo particular hasta el Sáenz Peña.

Fuentes judiciales confiaron que por este caso fue consultado el fiscal de Flagrancia Lucas Altare. La víctima apuntó a dos hombres en una moto roja como sus agresores pero no los identificó.

De nuevo en el barrio los motivos del ataque son difusos. Algunos plantearon una vieja bronca barrial. Otros indicaron que en los últimos dos meses la zona se vio agitada por "la llegada de personas que vienen refugiadas de Villa Gobernador Gálvez. La policía anda todos los días buscando a uno que se vino de ahí, un pesado, pero no lo pueden agarrar", reveló una mujer.

Comentarios