Policiales
Miércoles 07 de Septiembre de 2016

Un hermano de "Pollo" Bassi va a prisión por portación de un arma

Es el mayor de la familia. Le dieron 3 años y 8 meses por ser descubierto con una poderosa pistola en un control de Gendarmería.

El hermano mayor de Luis "Pollo" Bassi fue condenado a 3 años y 8 meses de prisión efectiva por portar un arma calibre 38 cuando un operativo de Gendarmería Nacional frenó el paso de su Chevrolet Astra, hace casi dos años, en Villa Gobernador Gálvez. En el juicio que terminó ayer el detenido aseguró que iba armado para defensa personal luego de haber perdido a dos hermanos y a su padre, todos ellos asesinados en once meses. Pero su argumento no bastó para absolverlo.

Marcelo Fabián Bassi, de 41 años, fue sometido a juicio oral y público durante doce días a raíz de un operativo de Gendarmería Nacional del 12 de diciembre de 2014. En un control de rutina los gendarmes detuvieron el paso del auto en el que Bassi iba con tres amigos por 20 de Junio y Tucumán, en el barrio Villa Diego, y le exigieron la documentación del vehículo. Entonces advirtieron que el conductor llevaba un arma de fuego.

Era un revólver Rossi calibre 38 Special del que ahora se ordenó su destrucción. Por carecer de papeles del arma, Bassi quedó acusado de portación ilegal de arma de guerra aunque pronto recuperó la libertad. Luego se lo consideró prófugo hasta el 20 de abril pasado, cuando cayó por otro hecho en la ciudad de San Pedro, provincia de Buenos Aires. Entonces, efectivos de la policía bonaerense interceptaron una camioneta denunciada como robada y la alcanzaron en la ruta provincial 191 tras una persecución.

En la sala. En el juicio oral por el secuestro del arma, que arrancó a fines de agosto, la fiscal Mariangeles Lagar, con la asistencia de Carla Ranciari, pidió una condena de 4 años de prisión. Marcelo es hermano de Luis Orlando "Pollo" Bassi, preso desde septiembre de 2013 y a la espera de juicio oral como instigador del crimen del ex jefe de Los Monos Claudio "Pájaro" Cantero. Su abogado, Fernando Sirio, pidió la absolución y luego de escuchar los puntos resolutivos del fallo que leyó el juez Gustavo Pérez de Urrechu anunció que apelará la condena.

Ante la expectativa de algunos familiares de Bassi presentes en la sala, el magistrado fijó la condena en 3 años y 8 meses de prisión y dispuso el decomiso del arma. A esa determinación llegó por fundamentos que se darán a conocer más adelante. Luego de esa rápida lectura el mayor de los Bassi fue retirado de la sala en medio de medidas reforzadas de seguridad, con personal de traslado penitenciario provisto de armas largas y pasamontañas.

Antes de sortear este juicio Marcelo Bassi estuvo acusado de participar en el homicidio de Pablo Duré, el 8 de enero de 2015, en Villa Gobernador Gálvez. Algunos testigos lo mencionaron como quien conducía el auto en el que cuatro hombres, tres de ellos vestidos como policías, llegaron hasta la casa de Lavalle al 2500 portando armas con silenciador, encerraron a la víctima en el baño y le efectuaron varios tiros en el cráneo. La defensa presentó pruebas de que en esa fecha Bassi estuvo de viaje con su familia por Tucumán y fue desligado.

Este año también fue investigado por un crimen su hermano menor Damián, apodado "Macri", de 33 años. Lo imputaron del crimen de Aldo Acosta, el padre de Norma, quien acusa al clan Bassi por la muerte de su marido Miguel "Japo" Saboldi en el incendio intencional de la alcaidía de Jefatura de abril de 2013. Macri también quedó desligado por falta de pruebas.

Ejemplificadora. "El arma no la tenía con fines ilícitos sino para defensa personal. Le mataron a tres miembros de su familia y el Estado demostró ser incapaz de cuidarlos. Presentamos más de treinta antecedentes jurisprudenciales para sustentar nuestra posición pero creemos que le impusieron pena por una cuestión social ejemplificadora", planteó tras escuchar el fallo el defensor Sirio.

Si bien consideró que la pena no es elevada —la escala va de 3 años y 6 meses a los 8 años— el defensor cuestionó la "falta de fundamentación" del operativo, que se realizó por rutina y de manera "inmotivada". En el juicio se discutió prueba relacionada con esa requisa y declararon los testigos del procedimiento. El acusado aceptó declarar y habló de la "presión psicológica" que sentía tras la muerte de sus familiares, en ataques aún no aclarados y que se presume fueron venganzas por el crimen del Pájaro Cantero. Sus hermanos Leonardo y Maximiliano fueron asesinados en diciembre de 2013 y en febrero de 2014. Ocho meses más tarde fue el turno de su padre, Luis Angel Bassi, quien recibió una decena de disparos en octubre de 2014 en su remisería de 20 de Julio y Chile.

Comentarios