Edición Impresa
Miércoles 08 de Junio de 2011

Un héroe anónimo

Un puñado de hombres y mujeres se reunió este miércoles en la esquina de 27 de Febrero y Moreno para homenajear a un héroe. Jorge Vázquez era rosarino y tenía 24 años cuando un certero misil lanzado por un avión de combate inglés See Harrier terminó con su vida.  

Un puñado de hombres y mujeres se reunió este miércoles en la esquina de 27 de Febrero y Moreno para homenajear a un héroe. Jorge Vázquez era rosarino y tenía 24 años cuando un certero misil lanzado por un avión de combate inglés See Harrier terminó con su vida.

Murió haciendo lo que más amaba, volar. Había logrado cumplir su sueño, ese que acunó desde chico cuando cursaba sus primeros grados en la escuela República del Líbano.

El 8 de junio de 1982, minutos antes de las 15, despegó de Río Gallegos al mando de un A4 Skyhawk. Su misión era llegar a Fitz Roy y atacar objetivos navales ingleses. Esos buques ya habían sido atacados por otra escuadrilla argentina, por lo que todo indica que el factor sorpresa se había perdido.

Según el relato que se reproduce en el portal web del especialista en relaciones internacionales Roberto Cacheiro Frías, los cuatro A4 aparecieron al sur de la isla Soledad, vieron los buques ingleses humeantes y fueron recibidos por un nutrido fuego de artillería antiaérea. Se estaban posicionando para atacar un lanchón de desembarco inglés cuando los Harrier entraron en escena y se llevaron la vida de tres de los cuatro pilotos.

Jorge Vázquez pudo cumplir su sueño. Murió volando un avión de combate a más de 1.000 kilómetros por hora. No cualquiera logra comandar un A4. Es más, los pilotos de caza de la Fuerza Aérea Argentina son algo así como la elite. Sólo los mejores pilotean un caza y entre ellos estaba Vázquez. Formaba parte de un puñado de elegidos a los que les tocó actuar en Malvinas. Y allí estuvo. Y allí quedó. Hoy, la plazoleta de 27 de Febrero y Moreno lleva su nombre. Hoy lo lloraron en la ciudad que lo vio nacer pero que siente orgullo de sus héroes, por más anónima que haya sido su vida.

Comentarios