El Mundo
Domingo 22 de Mayo de 2016

Un guardia resultó muerto en Chile durante violentas protestas contra el gobierno

El gobierno municipal de Valparaíso advirtió que no dará permiso el año que viene para esta ceremonia institucional, una tradición nacional de la democracia chilena.

Un guardia municipal muerto, decenas de detenidos y destrozos e incendios extendidos dejaron en Valparaíso violentos disturbios que desataron grupos de extrema izquierda contra el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet, quien rendía la cuenta anual de su gestión ante el Congreso Nacional. El gobierno municipal de Valparaíso advirtió que no dará permiso el año que viene para esta ceremonia institucional, una tradición nacional de la democracia chilena.

La víctima, un hombre de 71 años que actuaba como vigilante municipal de un edificio de valor patrimonial, murió asfixiado por el humo de un incendio causado con bombas molotov que lanzaron encapuchados de grupos de extrema izquierda, los que se "descolgaron" de las manifestaciones convocadas por estudiantes y organizaciones sociales. "Si bien todos tienen el derecho a manifestarse, los delincuentes que realizaron esta acción serán perseguidos", aseguró el ministro del Interior, Jorge Burgos. Bachelet expresó en Twitter su pesar por el fallecimiento del empleado municipal y condenó "la violencia de quienes no respetan la democracia". El jefe municipal de Valparaíso expresó su ira con los hechos ocurridos, dio su pésame a la familia del empleado muerto y advirtió que no dará más habilitación para los actos de la rendición de cuentas, que todos los años da pie al accionar de grupos radicalizados violentos.

Los graves incidentes dejaron casi 40 detenidos y enormes destrozos en el mobiliario público y privado de Valparaíso, ciudad con un gran patrimonio histórico. El fallecido estaba precisamente al cuidado de uno de estos edificios históricos en sectores aledaños al Congreso Nacional. En Chile, el Legislativo reside en el puerto de Valparaíso, a 120 kilómetros de la capital chilena.

Los disturbios se produjeron en medio de la "cuenta pública" que rendía Bachelet, en la que defendió los logros de su gobierno y llamó a los chilenos a crear un "pacto por el crecimiento económico" del país, entre otros puntos. "Hemos identificado áreas de convergencia y acción común para tener una base productiva más sólida. Esta es mi invitación hoy: hagamos un pacto por un crecimiento que se sostenga en el tiempo", dijo la mandataria. Bachelet destacó asimismo la importancia del proceso constituyente al que convocó para una tener nueva Constitución que reemplace a la que tuvo sus orígenes en la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990).

Comentarios