Policiales
Jueves 17 de Noviembre de 2016

Un grupo comando se apoderó de 250 mil pesos en un country de Pueblo Esther

Cinco hombres armados cortaron el alambrado perimetral del predio de Pueblo Esther y entraron a la vivienda de un matrimonio

Un matrimonio fue sorprendido en pleno descanso ayer a la madrugada en su vivienda de un country de Pueblo Esther cuando cinco hombres fuertemente armados ingresaron a su casa con suma violencia y, tras reducir y golpear ferozmente al dueño de casa, lograron alzarse y escapar con 250.000 pesos en efectivo, joyas y un arma de fuego de bajo calibre. Los maleantes, dijeron las fuentes, tenían un handy con frecuencia policial y actuaron a cara tapada. El lugar cuenta con seguridad privada pero no tiene dispositivos de cámaras de videovigilancia, lo que permitió a la banda romper el alambrado perimetral para acceder al predio.

Ocurrió en la zona rural de Pueblo Esther, donde está emplazado el Country La Bahía, en 27 de Febrero al 300 (calle que corta la vieja ruta 21 hacia el este y desemboca en el río Paraná). Allí apenas se puede escuchar el ruido del motor de un vehículo y el ladrido de un perro.

Con esa quietud, la oscuridad a favor, algún dato concreto y la logística necesaria, a las 4.30 de la madrugada un grupo tipo comando de cinco hombres armados rompieron un cerco perimetral del predio que da justo en la parte posterior de la casa que ocupa Oscar C., de 61 años, y su mujer.

Sorpresa y golpes. Mientras la pareja descansaba en su habitación, los ladrones irrumpieron en la casa y de inmediato mostraron sus intenciones. Bajo amenazas de muerte amordazaron al matrimonio con ropa y corbatas, y exigieron una suma de dinero que sabían de antemano que se guardaba en algún lugar.

Al dueño de casa lo golpearon en la cabeza y en las costillas con y culatazos y patadas. "Estuvieron 45 minutos y ejercieron violencia verbal y física hasta que encontraron lo que buscaban. Dio mucha pena, el hombre estaba golpeado, ambos quedaron muy asustados", confiaron fuentes policiales y judiciales sobre las secuelas que dejó el hecho en el matrimonio.

Mientras monitoreaban el movimiento de las fuerzas de seguridad con un handy con la frecuencia policial, revolvieron todo hasta encontrar los 250.000 pesos que los dueños de casa guardaban como ahorro, pero que en los últimos días iban a invertir en una operación inmobiliaria.

Con el jugoso botín y tras tomar al paso algunas joyas y un revólver calibre 22 del dueño de casa (en desuso y con papeles en regla), el grupo se fugó sigilosamente por donde entró y sin que el personal de seguridad privada de una reconocida empresa lo advirtiera.

A primera hora de ayer, y apenas se repusieron del shock, las víctimas realizaron la denuncia en la subcomisaría 15ª de Pueblo Esther, que recogió los primeros datos del hecho y de inmediato dio aviso a la Fiscalía en turno.

Palabra oficial. El caso quedó en manos de la fiscal de la Unidad de Investigación y Juicio Gisela Paolicelli, que reúne los casos de entraderas y escruches. La funcionaria se presentó ayer al mediodía en la vivienda del country para entrevistar a las víctimas.

La fiscal confirmó a este diario que los delincuentes era cinco y que "actuaron encapuchados y con suma violencia". Además remarcó que la utilización del handy con la frecuencia policial es algo habitual en este tipo de bandas.

Por el poco tiempo transcurrido desde el robo, remarcó que es muy reciente para tener pistas concretas sobre los autores. Con el objetivo de acopiar evidencias ya ordenó el trabajó de relevamiento del Gabinete Criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) y de la sección Rastros.

El dato de que el dinero estaba en la casa circunstancialmente ya que sería destinado a una inversión, hace sospechar de que la banda realizó cierta inteligencia o procuró datos para perpetrar el atraco.

Comentarios