Información Gral
Jueves 07 de Julio de 2016

Un golpe a su imagen inmaculada

Un historial dorado ahora manchado por una condena judicial. El profesionalismo en el campo de Lionel Messi contrasta con su escaso rigor en la gestión de sus finanzas.

Un historial dorado ahora manchado por una condena judicial. El profesionalismo en el campo de Lionel Messi contrasta con su escaso rigor en la gestión de sus finanzas.

Cinco Balones de Oro hacen de la estrella de Rosario de 29 años el mejor jugador del momento y uno de los mejores de la historia. También uno de los mejor pagados, disputándose el liderato con su rival Cristiano Ronaldo.

Aunque en gestionar estos ingresos no presta tanto interés.

"Yo me dedicaba a jugar al fútbol, confiaba en mi papá y mis abogados y no tenía ni idea de nada", declaró ante el tribunal de Barcelona.

"Firmábamos acuerdos con determinados patrocinadores, por una cantidad equis de dinero y yo tenía que hacer anuncios, fotos y cosas de esas pero sobre el dinero no sabía nada".

El padre, Jorge Horacio, también condenado, lo confirmó: "Leo no leía los contratos. Él se dedicaba a jugar".

La condena de 21 meses de prisión es simbólica —en España no existen antecedentes de condena menor a dos años que se pague con la cárcel— pero supone un golpe en la imagen inmaculada de Messi.

Además, de volver a ser condenado, no evitaría la prisión. Y no es un tema baladí pues su nombre apareció en los "Panamá papers" como propietario de una sociedad fundada justo después de que empezara a tener problemas judiciales en España.

A lo largo del proceso, Messi desconectaba de sus líos judiciales protagonizando gestas futbolísticas con la camiseta azulgrana. Pero en el plano deportivo, las dos últimas semanas tampoco fueron un camino de rosas para el astro de Rosario, desde la derrota de la selección argentina en la final por la Copa América.

Resulta complicado no emocionarse ante la historia del argentino: con 13 años, afectado por problemas de crecimiento, dejó su país para encontrar un club que confiara en su talento y financiara su tratamiento.

Su "papá" (¿quién si no?) convenció a Barça y empezó la historia de amor.El astro futbolístico tiene habilidades innatas que marcan la diferencia: velocidad, visión de juego, gambetas demoledoras, definición quirúrgica. Cuando parecía hundido, en 2013 y 2014, se levantó para liderar de nuevo a un Barça ganador.

"La carrera de Leo es así, un guión cinematográfico", dijo un día su ex entrenador con Argentina y Barcelona Gerardo Martino.

Cuando mejor parecían irle las cosas profesionalmente y personalmente con su mujer Antonella y sus dos hijos, Thiago y Mateo, este guión le deparó un doble golpe judicial y deportivo.

Pero, como en las series, el fútbol empezará en agosto una nueva temporada en la que Messi podrá volver a verse como más cómodo se siente: lejos de polémicas, con un balón en los pies y el 10 en la espalda.

Raphaëlle Peltier / Agencia France Presse (AFP-NA) desde París

Comentarios